03 julio 2015

El ministerio de la revelación


Es curioso de dónde pueden venir las series que se llevan a más fans de calle, las que se convierten en las revelaciones de la temporada. En Estados Unidos, está claro que ese título se lo ha llevado "Empire", arrebatándoselo a "How to get away with murder" gracias a sus subidas semanales de audiencia y a los memes con frases de Cookie Lyon que circulan por internet. Pero en España, donde estas obsesiones son más complicadas de conseguir fuera del público juvenil, el título de revelación de la temporada se lo tiene que llevar "El ministerio del tiempo". La razón es justo haber conseguido ese grupo de fans en mucho menos tiempo de lo que otras series tardan en conseguir, simplemente, que alguien empiece a tuitear sobre ellas. La comunidad de espectadores que habitualmente no suele ver series españolas, y que se convierte en seguidora y creadora de contenido de títulos estadounidenses y británicos, se enganchó a "El ministerio del tiempo" de una manera que no consiguió "El internado", por ejemplo, y por eso su caso genera también mucha curiosidad.

Nadie esperaba que este título de aventuras fantásticas fuera a funcionar así de bien fuera de los cauces tradicionales, es decir, con visionados a través de internet, dibujos y fanfics de todo tipo, podcasts... Y hasta una edición especial de Birraseries en la que algunos de sus responsables (Javier Olivares, Abigaíl y Anais Schaaf y Javier Pascual) comentaron algunos de los aspectos más curiosos de la serie. Aunque están en pleno proceso de escritura de la segunda temporada (de trece episodios), no adelantaron gran cosa de ella, pero sí hablaron sobre aspectos de los primeros capítulos que destacaron. Por ejemplo, Olivares explicó que los tres protagonistas (Amelia, Julián y Alonso) representaban tres Españas que siempre están a la gresca: Amelia es la España adelantada su tiempo, avanzada, a la que no dejan prosperar; Alonso es la España más tradicional y conservadora, la que aún mantiene valores como la honra, y Julián es la España cínica y descreída actual. Pero en este caso, los tres colaboran, en lugar de dedicarse a discutir y a pelearse entre ellos.

También se apuntó que Irene Larra, el personaje interpretado por Cayetana Guillén-Cuervo, fue creándose a partir del trabajo de la actriz, y que pasó de tener una función más de apoyo, a jugar un papel importante en la trama. Todos los presentes se mostraron gratamente sorprendidos de la acogida que "El ministerio del tiempo" había tenido entre el público, incluso con las discusiones eternas sobre las paradojas temporales y si hay métodos más "lógicos" de ir al pasado, y afirmaron que la habían hecho con un gran cariño y un gran compromiso con la serie. El cariño se nota en los capítulos, del mismo modo que se nota que todos están haciendo la serie que quieren hacer (algo que también se señaló varias veces durante la charla, del mismo modo que se recordó a Pablo Olivares, el otro cerebro detrás de todo).

"El ministerio del tiempo" ha sido uno de los títulos más disfrutables de la temporada porque ha recuperado esas aventuras con encanto y humor de siempre, esas aventuras en las que los personajes se dejan sorprender y maravillar por lo que ven. Sí, pueden tener consecuencias dramáticas, pero verlas no requiere un esfuerzo, no tenemos que mentalizarnos de que vamos a adentrarnos en un mundo oscuro y terrible. Hay series muy buenas que se mueven en ese mundo oscuro y terrible, pero está bien reivindicar los entretenimientos más puros, los que mantienen un sentido de la aventura y la diversión y, así, consiguen que los viajes de sus personajes calen más. Además sus ocho episodios son perfectos para un visionado veraniego, y así podréis comprobar de primera mano a qué venía toda aquella locura de la "ministeria".

01 julio 2015

Los anuncios de la sindicación

Las promociones de series suelen ser muy intensas cuando se van a estrenar. Las cadenas quieren que el público potencial esté al tanto de que hay una nueva serie que podría gustarles, y de que se emite en determinada cadena en este día en concreto, y se gastan el dinero en anuncios de televisión, carteles en las marquesinas de autobús, en revistas... Donde haga falta. ¿Pero qué pasa cuando esa serie pasa a sindicación? Pues que el canal (de cable básico, generalmente) que va a empezar a emitirla todos los días también hace sus correspondientes anuncios para informar a su público de su nuevo añadido a la parrilla.

El gif de arriba, por ejemplo, pertenece al inicio de la emisión de "Community" en Comedy Central, en septiembre de 2013, en la que se reían de sus bajas audiencias en NBC y de la falta de promoción. De todos modos, aquí habría que incluir los anuncios especiales que NBC hizo de la comedia durante la gala de los Emmy de 2010.



Una de las últimas promos de emisiones sindicadas en aparecer es la que WGN America ha hecho de su sesión doble de "Elementary" y "Person of interest" para el próximo otoño. Es un ejemplo de anuncios que utilizan a los actores de ambas series en una especie de crossover, y suelen quedar bastante bien. Aquí, además, se juega con el lado humorístico de los dos títulos y con esos fans más shippers que ambos tienen.



Lo más habitual, sin embargo, es que se haga un anuncio más al uso, como el que Science Channel emitió en 2012 para anunciar la sindicación de "Fringe". Aquí, lo que destaca no es tanto la promo-trailer sino la canción utilizada en ella, una versión del "Chim chim cheree" de "Mary Poppins" a cargo de Turin Breaks.



En lo que respecta a promociones cruzadas con sus estrellas, USA ha sacado siempre buen provecho de ellas. El inicio de la emisión allí de "Modern family" se saludó con varias promos con los protagonistas de "Burn notice" (que son los del vídeo de arriba), "Covert affairs" o "White collar", y los anuncios crossover de varias de sus series no son algo extraño para el canal. Hicieron uno con "Covert affairs y "Suits" cuando compartieron noche de emisión, y los empleaban como imagen del canal a menudo.



De todos modos, en cuanto a promos tirando de estrellas, en los últimos años son las emitidas en la Super Bowl las que se llevan la palma, desde el momento musical de NBC a uno de FOX en el que las estrellas de sus series se pasaban un balón de fútbol americano de plató en plató.

30 junio 2015

¿Quién soy y qué hago en esta nave?

La nave espacial en problemas es un subgénero muy utilizado en la ciencia ficción y, especialmente, en las space operas. Permite darle a la serie toques de misterio (si no se sabe qué ocurrió en ella), acción, terror, thriller psicológico, aventuras... Ofrece más posibilidades de las que podría parecer a simple vista, pero también es cierto que, en televisión, había quedado en desuso. Sin embargo, una de las nuevas series veraniegas de Syfy, "Dark Matter", lo recupera para darle un giro que lleve la intriga un poco más allá; no sólo tenemos que averiguar qué ocurrió en esa nave, sino que también hay que investigar quiénes son sus tripulantes y cómo llegaron allí.

Creada por dos veteranos de la franquicia "Stargate" como Joseph Mallozzi y Paul Mullie (y concebida y publicada inicialmente como cómic), la serie se inicia con seis desconocidos despertándose en una nave extraña. No recuerdan quiénes son, no saben qué hacen ahí y el séptimo tripulante, una androide muy segura de sí misma, tampoco les sirve de mucha ayuda para resolver esas incógnitas. En "Dark Matter" se aprecian rastros de las series de "Stargate", de "Firefly", y queda claro que estamos ante un título bastante serializado en el que la identidad y personalidad de sus personajes es tan importante como el misterio general que sobrevuela la trama. Desde luego, en los tres episodios que lleva emitidos, ha habido alguna peripecia autoconclusiva para los protagonistas, pero es la construcción de una dinámica entre ellos lo que más interesa a estas alturas.

Sí, en la nave hay una puerta misteriosa en la bodega de carga, hay datos corruptos que la Androide no consigue recuperar (además de que el control de todos los sistemas de la nave está en sus manos), y la tripulación se da cuenta de que está en medio de una misión de la que no recuerdan nada, pero primero hay que mostrar cómo se relacionan los seis desconocidos entre ellos, quiénes tienen enseguida mayor afinidad, quién asume el papel de líder y quién está todo el rato protestando y conspirando para ser el nuevo líder. Una vez que esas relaciones están más o menos asentadas, "Dark Matter" puede lanzarnos giros como los del tercer episodio, que puede cambiar la perspectiva desde la que estamos observándolo todo.

Ésta va a ser una serie que apunta a desvelar su juego poco a poco, a jugar con el misterio detrás de su premisa todo lo que pueda. También está construyendo el resto del mundo en el que se mueven sus personajes, con esas corporaciones que buscan planetas y asteroides que explotar por sus minerales y esa estación espacial que se menciona en varias ocasiones, y que puede ampliar todavía más el universo de "Dark Matter". En cada episodio hay algún hallazgo o alguna pista que, en teoría, debería  acercarnos a la resolución de ese misterio, pero que también lo complican, especialmente en el tercero. ¿Son los protagonistas quienes parecen ser? ¿Realmente el culpable de todo está entre ellos, o hay otros intereses en marcha? De momento, ya han creado a un personaje bastante entretenido en la Androide, eficiente y sin ningún tipo de filtro a la hora de decir lo que piensa, por lo que aporta los toques de humor de la serie.

Ésa puede ser una de sus grandes bazas. Parte de los problemas que tenía, por ejemplo, "Stargate Universe" era que se tomaba a sí misma demasiado en serio, cuando series anteriores como "Stargate Atlantis" habían ido ganando peso con el paso de las temporadas sin abandonar cierta sensación de diversión, cierta ligereza ocasional que ayudaba a dar más relevancia a los momentos más serios. "Dark Matter" está apostando más por el sarcasmo, y no está forzándolo, pero si consigue integrar bien todos sus elementos, y si la trama acaba siendo lo suficientemente interesante, puede ser un entretenimiento veraniego digno.