30 enero 2006

Y entonces, llegó Isabel

No estaba tan claro que "La vida secreta de las palabras" fuera a erigirse en la vencedora de la noche de los Goya. Aparte de que "Obaba" partía como gran favorita gracias a sus 10 nominaciones (y su lucha por estar mañana entre las 5 candidatas al Oscar a mejor película extranjera), también estaba "Princesas" o "7 vírgenes", que perfectamente podría haber dado la sorpresa, en la línea de "Barrio" o "El Bola".
Sin embargo, al final fue Isabel Coixet la que se llevó el gato al agua, una cineasta que debe mucho al cine independiente norteamericano (lo que queda muy claro en "Cosas que nunca te dije") y que es uno de nuestros directores más "exportables". No en vano, "Cosas.." se estrenó en el Festival de Berlín, al igual que"Mi vida sin mí", y "La vida..." lo hizo en el último Festival de Venecia. Tiene tantos admiradores como detractores (apúntenme en la primera categoría, lo siento por los demás), pero no se puede negar que ya es todo un nombre en nuestra pequeña industria (y con el apoyo de El Deseo, la productora de los Almodóvar, que es la que le ha abierto las puertas del mercado internacional).
En los demás premios, tanto los de Candela Peña y Micaela Nevárez ("Princesas") como el de Óscar Jaenada ("Camarón") estaban bastante claros. Que Jesús Carroza ("7 vírgenes") se llevaría el de actor revelación también entraba en las quinielas. Pero los "secundarios" se salieron un poco de guión, y eso que se los llevaron dos actores estupendos que se prodigan últimamente poco en el cine, y que, curiosamente, se hicieron conocidos gracias a la misma película: "Días contados", de Imanol Uribe. Esos actores son Carmelo Gómez, que ganó por su honrado aspirante a un puesto de trabajo en "El método", y Elvira Mínguez, una de las alegrías de la noche para "Tapas", debut de José Corbacho y Juan Cruz, cuya labor en la dirección fue, asimismo, reconocida.
Por lo demás, hoy los periódicos coinciden en dos cosas:
1.- La gala fue larga y aburrida (¡vaya novedad!), y no la salvaba ni el indescriptible vestido de Agatha Ruiz de la Prada que llevaba Carmen Calvo, la Ministra de Cultura.
2.- La Academia volvía a ningunear a la película elegida para representar a España en los Oscars, en este caso, "Obaba". Pero este punto es susceptible de puntualización, porque, al final, lo que decide la nominación y, eventualmente, la victoria es la campaña de promoción que la distribuidora en Estados Unidos haga de la película. Las candidaturas se conocen mañana, así que poco daño puede hacer el olvido de "Obaba" en los Goya. Sí lo hará que su promoción sea escasa, o inadecuada, o que no encuentre distribuidor, o aún no se haya estrenado allí, aunque sea en Los Ángeles. A Montxo Armendáriz ya le pasó algo parecido con "Secretos del corazón" (que fue ampliamente reconocida en los Goya, por cierto); se quedó fuera de la terna final porque casi no hubo promoción. Y así, en la temporada de premios frenética y fuertemente publicitaria que es Hollywood en estos días, no se consigue nada. Esperemos equivocarnos, pero mucho nos tememos que "Obaba" no estará entre las cinco nominadas que se anuncien mañana. ¿Y "Paradise Now", la ganadora del Globo de Oro"? Ya se verá.

P.D.: Antes de que se me olvide, o alguien lo pregunte. "La vida secreta de las palabras" no podía presentarse a los Oscars por España porque está rodada en inglés (se premian películas en lengua extranjera, es decir, no inglesa). Algo parecido le ha pasado a "Caché" ("Escondido"), que aunque arrasó en los premios del cine europeo, no puede competir por Austria (de donde es su director, Michael Haneke, y su productor) porque está rodada en francés.
Publicar un comentario