17 noviembre 2015

Amagos de muerte


ALERTA SPOILERS: Sólo para los rezagados con la sexta temporada de "The Walking Dead", y quienes no hayan visto aún el final de la tercera de "Battlestar Galactica" (ya os vale), ya sabéis lo que sigue. Y no, no se va a hablar aquí de "The Leftovers".

Jugar con la muerte de un protagonista es uno de los trucos más viejos en el manual del guionista de series. Para darle un poco de emoción al asunto, no era extraño que alguno de los protagonistas se encontrara en una situación delicada, de la que parecía imposible salir con vida, pero que consiguiera hacerlo por arte de birlibirloque, Deus ex machina o un arte marcial inventado, que fue el recurso de Sherlock Holmes para sobrevivir a las cataratas de Reichenbach. Las normas no escritas de la ficción televisiva dictaban, tradicionalmente, que los héroes no podían morir. Para eso ya estaban los camisas rojas. Pero los tiempos cambian, y "Juego de tronos" y su falta de piedad con sus personajes ha acabado creando escuela.

"Juego de tronos" y "The Walking Dead", porque una serie ambientada en un apocalipsis zombie también puede despachar personajes con poca ceremonia. De los que arrancaron la serie quedan pocos en la sexta temporada, pero también da la sensación de que ya no tienen tanta prisa por matar personajes. Si quieres que las muertes sean impactantes, hay que darles cierto tiempo y espacio (como la de Beth en el final de media temporada de la quinta entrega). Claro que, después, está otro de los trucos más viejos del manual del guionista televisivo: engañarnos con la supuesta muerte de un protagonista. ¿Alguien se creía que Mulder podía morir en aquel vagón subterráneo en llamas? "Expediente X" no iba a hacerlo, pero "The Walking Dead" puede salirse medianamente con la suya porque ya tenemos la experiencia de otros personajes principales cayendo devorados por los zombies.

O no puede salirse con la suya. Hay bastantes voces críticas con la manera en la que la serie está llevando la supuesta muerte de Glenn, al que vemos caer en medio de una horda de caminantes en el tercer episodio de esta sexta entrega. Tal y como se rueda la escena, parecen hacernos creer que, realmente, el ex repartidor de pizzas está muerto, aunque lo más probable es que esos intestinos que se zampan los caminantes sean de Nicholas, que se cae sobre Glenn. Entre eso, la retirada del nombre de Steven Yeun de los títulos de crédito, y la manera en la que "The Walking Dead" ha dedicado después tres capítulos a contar las historias de otros personajes (la de Maggie en Alexandria, la de Morgan y la de Daryl, Abraham y Sasha), hay quien cree que estas insinuaciones y amagos están pasándose ya de castaño oscuro.

"The Walking Dead" decidió ya en la cuarta temporada utilizar el esquema de George R.R. Martin de dedicar un episodio al punto de vista de determinados personajes cuando todos los protagonistas están separados y desperdigados por ahí, y eso lleva a que se retrasen las resoluciones de determinadas tramas. No es una mala táctica, pero es verdad que, en este caso, parece estar diseñada sólo para alargar artificialmente las conversaciones de los fans sobre si Glenn está muerto de verdad (y para que se recuerde cómo ocurre eso en los cómics), y para darle más dramatismo (un poco forzado) a la revelación de que Maggie está embarazada, revelación que ya podía olerse en el primer capítulo de la temporada (justo en el momento al que pertenece la foto de arriba).

Todos estos pasos que está dando la serie, sólo para que Glenn acabe estando vivo en el último capítulo de esta tanda otoñal (que es lo más probable), ya los siguió antes, y los llevó todavía más al extremo. "Battlestar Galactica" mató a uno de sus personajes más populares, Starbuck, en la recta final de la tercera temporada, retirando el nombre de su intérprete, Katee Sackhoff, de los créditos durante tres capítulos. Todos los responsables de la serie insistieron en que el personaje estaba muerto durante esa etapa, hasta que, en un memorable final de temporada, Starbuck tuvo un regreso triunfal. Había un pequeño truco en todo esto, y es que Kara de verdad había muerto. Quien volvió a Galáctica no era exactamente Starbuck, como si hubiera pasado por la Fosa de Lázaro de Nanda Parbat.

Así que "The Walking Dead" no ha inventado nada en su tratamiento de la supuesta muerte de Glenn. Esto no quiere decir que es posible que Daryl y compañía se lo encuentren desmembrado en medio de la calle, o que tenga una reaparición a los Sofía en el granero, o que sobreviva ahora sólo para morir al final de la temporada, pero ahora mismo no nos engañan. Como idea, seguro que era muy atractiva. Pero no era original. Todo esto ya ha pasado antes...
Publicar un comentario