29 noviembre 2015

La victoria agridulce del Sinsajo


Un crítico estadounidense decía hace unos días en Twitter que, con el nivel del cine mainstream actual en Hollywood, era probable que, dentro de unos años, se viera a la saga de "Los juegos del hambre" como la "Network" de una nueva generación. Si aquella hacía una crítica de la espectacularización de los medios tradicionales (en este caso, la televisión), estas cuatro películas se adentran más en temas de propaganda y control de las masas a través de la conversión de las noticias en reality shows. Especialmente, las dos últimas (las dos partes de "Sinsajo") otorgan casi más relevancia a la importancia de Katniss como símbolo, y a su construcción como tal, que a la insurrección contra el Capitolio. No obstante, como ya se comentó con la primera, la división de "Sinsajo" en dos cintas provoca que la resolución de la historia pierda fuerza.

Dos horas y veinte concentradas, por ejemplo, en la incursión en el Capitolio y la toma de acción de Katniss, más las consecuencias que eso acaba teniendo para ella, habrían sido una última película más potente, sobre todo en el plano emocional. El tiempo extendido de las dos "Sinsajo", al menos, se dedica a profundizar un poco más en la situación emocional de sus protagonistas, intenta que veamos que la guerra no es ningún juego para Katniss y Peeta. La competición anterior en la arena se presentaría como un evento televisado para entretenimiento y adoctrinamiento de la población de Panem, pero tenía efectos muy reales en sus participantes. Cómo acaban los dos es una consecuencia directa de sus primeros Juegos, y de la manipulación que sufren a manos de todas las facciones que luchan por controlar el país.

"Sinsajo. Parte 2" es muy fiel al final del libro, lo que implica que habrá muchos espectadores que se sentirán decepcionados con el giro que da la historia. Desde mi punto de vista, el viaje de Katniss resulta muy coherente con sus circunstancias, con todo lo que sufre desde que se presenta voluntaria a los 74º Juegos del Hambre y con su propia personalidad. Su sentido de la responsabilidad acaba pesando más que los consejos de toda esa gente que intenta utilizarla en su propio beneficio y, básicamente, anularla. De las cuatro películas de la saga, "En llamas" sigue siendo la mejor, la que despliega mucha más energía y conjuga con más acierto la acción, el desarrollo de Katniss como personaje da más cancha a Effie y Haymitch, que probablemente sean los favoritos de buena parte del público. Su última escena en la película es realmente entrañable.

Música de la semana: MTV ha enseñado los títulos de crédito de "The Shannara Chronicles", su serie de fantasía para enero, y son bastante efectivos, resumiendo cómo se crea el mundo en el que se ambienta la historia. La canción elegida para ambientarlos es "Until we go down", del grupo de electrodos de Nashville, Ruelle.
Publicar un comentario en la entrada