28 julio 2006

"House" ya tiene sucesora

Pues sí, Cuatro ha encontrado otra serie que redima su media de audiencia mientras "House" está de vacaciones, y no es "Anatomía de Grey", que sustituye al borde del doctor la noche de los martes, sino "Medium", que ocupa el hueco que "Crossing Jordan" ha dejado en el prime-time de los jueves. Lo mejor del asunto es que son reposiciones de los capítulos de la primera temporada que se pudieron ver originalmente los domingos, antes de "Cuarto Milenio". Entonces, la serie apenas superaba el 8% de cuota de audiencia. ¿Por qué ahora se mueve entre el 10 y casi el 14% en el segundo episodio?
Las razones a mí se me escapan, pero no sería la primera serie que conoce el éxito gracias a las repeticiones veraniegas. El culto a "Expediente X" se forjó así en EE.UU., por ejemplo. Yo seguí las andanzas de Allison DuBois en ese primer pase dominical, y aunque no me parece una gran serie, sí creo que es entretenida, está bien hecha y tiene un par de cosas que me resultan muy interesantes. Es curiosa, por ejemplo, la forma en que emplean los planos grabados cámara en mano, sobre todo en conversaciones entre pocos personajes (Allison y su marido o en las reuniones con el fiscal Devalos) y que la fotografía sea casi siempre bastante luminosa, huyendo de los tenebrismos que se estilan tanto en las series criminales. Esta circunstancia es bastante comprensible si vemos que, en realidad, "Medium" se parece mucho a "House" en que también es un estudio de un personaje, en este caso de Allison, y que su don como médium es un macguffin.
El ambiente familiar de Allison ofrece un contrapunto de normalidad ante los casos en los que ella trabaja, que muchas veces son bastante inquietantes o, directamente, sórdidos y en los que suele haber involucrados asesinos en serie que dejan un regusto extraño, como el tipo aparentemente encantador del segundo episodio. Se suele poner bastante énfasis en que el don de Allison no funciona con los miembros de su familia y en su preocupación porque sus hijas sean niñas normales y crezcan sin problemas en cuanto descubre que han heredado sus capacidades psíquicas (de las niñas, mi favorita es Bridget, la mediana, y sus excentricidades). La relación entre Allison y su marido, Joe, es lo que está más logrado de todo. Patricia Arquette y Jake Weber tienen una buena química, y podríamos decir que su relación cumple una función muy similar a la de Keith y Verónica en "Verónica Mars"; no permitir que la serie se aleje demasiado de la realidad y facilitar que simpaticemos y nos identifiquemos con ellos.
Publicar un comentario