22 diciembre 2014

La serie de las decisiones difíciles

ALERTA SPOILERS: Si no sabéis qué nueva decisión difícil ha tenido que tomar Clarke en el final de media temporada de "Los 100", volved cuando lo hayáis visto.

Es probable que hayamos comentado en otras ocasiones las deudas que "Los 100" tiene hacia "Perdidos". La introducción de Monte Weather y su rollo un poco Dharma, pero más inquietante, ha terminado de afianzar esas deudas, lo mismo que el retrato que se está haciendo de los líderes de los supervivientes del Arca y, sobre todo, de Clarke y Abby puede recordar a cómo Jack tenía esas dudas sobre si quería ser el líder del grupo y qué tipo de responsable iba a ser (si esto os suena de "The Walking Dead", es que también tiene unas cuantas deudas con los náufragos del Oceanic 815). Pero también hemos señalado en otras ocasiones que "Los 100" comparte con "Battlestar Galactica" su voluntad por explorar hasta sus últimas consecuencias los caminos que todos sus personajes están dispuestos a seguir por sobrevivir, cómo esos caminos pueden afectarlos. La pregunta clásica del almirante Adama, si la raza humana merece sobrevivir, también planea por encima de esta serie.

El capítulo que cierra el primer tramo de la segunda temporada, "Spacewalker", es una muestra del tipo de serie en el que se ha convertido "Los 100". Es un clásico dilema del grupo protagonista, que tiene que decidir entre varias opciones complicadas (e imposibles) para salir de una situación muy, muy delicada. En este caso, los terrícolas quieren que les entreguen a Finn para que responda por la masacre en el poblado (que ha sido un poco el "momento Pegasus" de la serie), y la gente del Arca se debate entre si sacrificarlo por el bien de la mayoría, o salvarlo y buscar otra solución. Pero ninguna de esas otras soluciones parece que vaya a funcionar, y también es cierto que, en cuanto un título de este tipo dedica un capítulo a mostrarnos flashbacks de algún episodio del pasado de un personaje, sabemos que ese personaje está condenado.

Ya sabemos que Finn acabó en prisión protegiendo a Raven, y también sabemos que es un personaje que empezó la temporada bastante atascado, como si Bellamy le hubiera robado la inercia y el interés que podía tener en el arranque de "Los 100". Así que la serie decide quitárselo de encima y utilizarlo para que Clarke continúe evolucionando hacia la Jack Shephard del Arca, o una Laura Roslin más de acción. Ella sabe perfectamente cuál es la decisión correcta desde el principio, aunque se resista e intente evitarla, y sabe que es mejor que ella misma sacrifique a Finn, que dejar que los terrícolas lo torturen. "Los 100" es, en gran medida, el viaje de Clarke hacia convertirse en el canciller que su gente necesita para poder vivir en la Tierra y navegar todas las distantas facciones enfrentadas allí. Por supuesto, su sacrificio de Finn va a traer unas consecuencias que tampoco van a ser sencillas, porque si algo sabe esta serie es que toda acción tiene una consecuencia. Como decía también Adama, no puedes huir de las cosas que has creado.
Publicar un comentario