14 diciembre 2014

Teleadicciones de 2014 (y II)

El repaso por las series que han marcado 2014 en este blog termina hoy, aunque aún queda una última lista de capítulos destacados que llegará la semana que viene. Como la semana pasada ya explicamos un poco la motivación de esta lista de 25 series en dos partes, no hace falta volver a repetirlo. Hagamos como Diane y Alicia y vayamos directamente a los martinis, a lo bueno.

- "Transparent": Una de las grandes revelaciones del año ha sido esta comedia dramática con la que Amazon ha entrado por la puerta grande en el mismo juego que Netflix, HBO y AMC. Maura Pfefferman y toda su familia han protagonizado una serie con sus toques de humor, con una mirada muy comprensiva a sus personajes, aunque éstos no sean capaces de ver más allá de su propio ombligo y de sus neuras.

- "The Good Wife": Ya lo habréis leído prácticamente todo del nuevo giro que da la vida de Alicia Florrick entre las temporadas quinta y sexta, pero merece la pena repetirlo; el estándar de calidad y entretenimiento que se autoimpone esta serie es de las mejores cosas que ha dado la televisión reciente. Porque la emita CBS no quiere decir que haya que mirarla por encima del hombro.

- "Downton Abbey": Es cierto que no debería seguir entrando con tanta asiduidad en las nominaciones de Emmy y Globos de Oro, pero eso no debe menospreciar el hecho de que es sumamente entretenida y cada vez ha ido desarrollando más su propio sentido del humor. Todas las series deberían tener una señora Hughes solucionando problemas.

- "Doctor Who": Un nuevo Doctor siempre conlleva la inevitable división entre el respetable, pero Peter Capaldi ha sido un cambio muy bienvenido para la serie. Su genial dinámica con Jenna Coleman ha hecho que la octava temporada haya sido muy divertida, y la relación entre Doce y Clara ha traído aire fresco a la TARDIS.

- "Los 100": Entre las sorpresas que ha dado The CW este año ha figurado también este título de ciencia ficción que enseguida ha explotado todo lo que subyacía bajo el exterior de "adolescentes sobreviviendo solos en el bosque". Es la mejor heredera que tiene "Perdidos" ahora mismo, y sin buscarlo.

- "Homeland": La serie de Showtime siempre funcionó muy bien en sus tramas de espías, que son las que han ocupado el centro en la cuarta temporada. Carrie sigue igual de tocada del ala, pero ahora está en una situación bastante más peligrosa y volátil que la mera duda inicial de si el sargento Brody era un terrorista encubierto o un héroe.

- "Arrow"/"The Flash": Los dos superhéroes de The CW han tenido un 2014 realmente notable. La primera terminó una segunda temporada que la situó definitivamente en el radar de la prensa de televisión, mientras la primera arrancó con la misma fuerza con la que su protagonista sale corriendo por las calles de Central City.

- "Outlander": Una adaptación en Starz de una novela romántica de viajes en el tiempo no apuntaba nada bueno, y la sorpresa fue ver que las aventuras de Claire Randall en la Escocia de 1743 estaban mejor escritas, dirigidas e interpretadas de lo que deberían. Y dejaron el momento más tórrido que podáis ver en todo el año, tanto en cine como en televisión.

- "Faking it": La premisa de esta comedia de MTV tampoco apuntaba a nada bueno y parecía que podía ofender a todo el mundo, pero el modo en el que se ha centrado en los sentimientos y las dudas de todos sus personajes le ha dado bastante interés. El título de serie más desprejuiciada de la televisión se lo ha quedado sin problemas.

- "Penny Dreadful": "The league of extraordinary gentlemen" del terror gótico nos ha dejado a Vanessa Ives, uno de los personajes del año, y una historia que, tal vez, se disfrutaba más si uno ya era conocedor previamente no tanto de los personajes, sino de los códigos y la atmósfera de esas novelas de terror decimonónicas.

- "Masters of sex": El cambio de época en la actividad de Masters y Johnson dejó a algunos espectadores fríos, pero el complicado camino vital y profesional de los dos continuó siendo interesante de ver. La serie sigue teniendo un don para los secundarios instantáneamente memorables porque se dedican a rompernos un poquito el corazón. En la segunda temporada, ese rol lo cumplió la doctora DePaul.

Menciones especiales:  La química de Karen Gillan y John Cho en "Selfie", el salto adelante de "Agents of SHIELD", el retrato de las perspectivas de Noah y Allison en "The affair", el genuino amor por la música de "Sonic highways", el mundo fronterizo de "The Bridge", Mabel en "Gravity falls" y el contraste entre la banda sonora electrónica y la ambientación en 1900 de "The Knick".

Música de la semana: Ya que hemos mencionado "Outlander", era muy notable la manera en la que señalaban al principio que Claire no pertenece al siglo XVIII, situando de fondo música de los 40 ambientando sus paseos por el castillo Leoch. Una de esas canciones es "I'm gonna get lit up (when the lights go out in London"), un estándar de aquellos años, cantado por Carroll Gibbons, que refería el Blitz de Londres, o lo que es lo mismo, los constantes bombardeos alemanes sobre la ciudad al principio de la Segunda Guerra Mundial.
Publicar un comentario en la entrada