18 agosto 2015

David Simon y la cuestión racial

Si alguien quiere hacerse una mínima idea de los problemas raciales que hay en las grandes ciudades de Estados Unidos desde el año pasado, de los escándalos de brutalidad policial y las actitudes de las instituciones al respecto, las series de David Simon son un buen lugar dónde empezar. "The Wire" exploró todas esas cuestiones, más las consecuencias de la gentrificación de determinados distritos y el calado social del narcotráfico en los barrios pobres, y siempre han estado en el punto de mira de Simon, que todavía crea sus series con la mirada del reportero del Baltimore Sun. Las tensiones sociales en las ciudades le interesan enormemente, razón por la que el proyecto de "Show me a hero" era perfecto para él.

La miniserie de HBO nos lleva a una historia real ocurrida en Yonkers (Nueva York) a finales de los 80. Un tribunal federal condenó a la ciudad a construir 200 viviendas sociales distribuidas por todo su territorio, y no concentradas en un único lugar, como llevaban 40 años haciendo. Los ciudadanos se niegan , temerosos de que sus casas vayan a devaluarse, y hasta el nuevo y flamante alcalde, Nick Wasicsko, gana las elecciones oponiéndose al dictamen del tribunal. El juez, sin embargo, pierde la paciencia con todas las apelaciones de la ciudad y decide multarlos, y doblar la cantidad de las multas por cada día en el que no se edifiquen esas viviendas. Cuando Wasicsko se da cuenta de que la guerra está perdida, y de que tienen que cumplir la ley, se desata la tormenta en Yonkers.

Basada en un libro de Lisa Belkin, y con el título extraído de una famosa cita de F. Scott Fitzgerald ("enséñame un héroe y te escribiré una tragedia"), "Show me a hero" es puro David Simon (y puro Paul Haggis, su director) por la manera en la que se mete de lleno en la crisis, en la que consigue que reuniones de concejales para determinar si acataban la orden judicial o no, y cómo lo hacían, resulten entretenidas, y también por cómo se muestra a los residentes de los projects que iban a ser realojados en esas nuevas viviendas. Curiosamente, se centran en mujeres, en madres solteras, en su mayoría, que intentaban sacar adelante a sus hijos con trabajos mal pagados y en malas condiciones, o que llevaban viviendo toda la vida en aquellos barrios y no querían marcharse.

Y luego, claro, está el alcalde. Oscar Isaac es una gran opción para interpretarlo porque aporta carisma y encanto, y porque va mostrando poco a poco cómo la pelea por cumplir la ley (contra sus ciudadanos, otros concejales y contra el tribunal, que le presiona para conseguirlo) va carcomiéndolo por dentro, minando su esfuerzo por buscar un entendimiento entre todas las partes, por intentar explicar a sus votantes que el tiempo de pelear ya pasó, y que perdieron esa pelea. Por ahora, "Show me a hero" pinta realmente interesante. Y es todo un punto que su banda sonora esté compuesta casi exclusivamente por canciones de Bruce Springsteen.
Publicar un comentario en la entrada