19 agosto 2015

El gran salto de Starz

A finales de 2014, Showtime dejó de ser la segunda cadena de cable premium en cuanto a número de suscriptores, por detrás de HBO. La superó, por poco, Starz, que había entrado en 2008 en la arena de los dramas de producción propia con la adaptación de "Crash" y que llevaba siete años intentando no tanto llamar la atención de los críticos y de los Emmy, como del público. Al menos, ésa ha sido su estrategia en los últimos tiempos, como apuntaba un reportaje de Vulture del pasado mes de julio. Starz solía ser el canal de cable premium que todo el mundo olvidaba mencionar cuando se comentaba la situación de HBO, el que suscitaba cachondeos de todo tipo al recordar "Camelot" o las primeras impresiones de "Spartacus" (que luego encontró a grandes defensores entre un sector de la crítica), y al que se acusaba de buscar notoriedad con sexo y violencia explícitos.

El inicio del mayor esfuerzo de Starz por entrar en las "grandes ligas" televisivas  coincidió con la contratación de Chris Albrecht como su nuevo presidente en 2010. Este nombre quizás no diga nada a buena parte del público, pero él fue uno de los artífices de la edad dorada de las series en HBO. "los Soprano", "The Wire", "Oz", "Sexo en Nueva York"... Albrecht colaboró en la puesta en marcha de todas esas series, pero su salida de la cadena, en 2007, fue por la puerta de atrás, después de un escándalo de alcohol, drogas y malos tratos a su novia de entonces. El ejecutivo pasó por el tradicional periodo de desintoxicación y se sumó a Starz para fomentar su producción propia, hasta entonces centrada en las comedias, e intentar elevar su perfil de cara al público y la crítica.

En ese reportaje de Vulture, Albrecht apunta que, inicialmente, se guiaron por el modelo HBO de buscar una serie de prestigio que los situara en los Emmy, hasta que se dio cuenta de que aquella estrategia no funcionaba y había que buscar otra. De un grupo de discusión con algunos de los empleados más jóvenes de Starz, los directivos concluyeron que las series que veían "no eran porque leyeron una crítica o porque vieron que algo había sido nominado para un premio. Es porque sus amigos les dijeron que las vieran en las redes sociales". Adiós, Emmy. Hola, público fiel y ruidoso en Twitter. Además, Starz decidió ir a por sectores de la audiencia a los que el cable premium no había prestado la suficiente atención, como las mujeres y la comunidad negra.

Así surgió "Power", serie sobre el dueño de un club de Nueva York que, al mismo tiempo, es un poderoso narcotraficante, y que se adelantó a "Empire" en el fenómeno de ir aumentando su audiencia capítulo a capítulo. Y luego llegó "Outlander", la adaptación de la popular saga de novelas de Diana Gabaldon sobre una mujer de 1947 que, por accidente, viaja a la Escocia del siglo XVIII. También ha tenido una gran acogida entre la audiencia y, además, ha recibido más atención de la crítica por contar toda la historia desde el punto de vista de su protagonista femenina (especialmente, las escenas de sexo, como la famosa boda). La diversificación de su público objetivo (yendo más allá de los hombres blancos enhtre 18 y 49 años) ha terminado siendo su principal activo para situarse muy cerca de la primera división, de que Starz ya no suscite risitas por lo bajini, sino que se la tome tan en serio como HBO, Showtime, Netflix o Amazon. Más todavía teniendo en cuenta que no tiene ningún gran grupo empresarial detrás.

Sus apuestas para el otoño van a ser interesantes, con "Ash vs the Evil Dead" y la miniserie "Flesh and bone", ambientada en el mundo del ballet. Ésta, además, se lanzará completa en internet al mismo tiempo que se emite tradicionalmente semana a semana, una estrategia que NBC probó este verano con "Aquarius" y que Starz confía en que pueda ayudar a títulos que nunca terminaron de encontrar su audiencia, como "Da Vinci's Demons", cuya última temporada también se verá así. "Power" y "Outlander" son las piedras angulares que no pudo ser "Boss", por ejemplo, y que marcan una estrategia más popular y menos elitista, como quien dice, de Starz. Y que está saliéndole bien.
Publicar un comentario en la entrada