15 junio 2016

En recuerdo de Beth Childs


ALERTA SPOILERS: Sólo queda un capítulo para que termine la cuarta temporada de "Orphan Black". Si no vais al día, deteneos aquí.

La cuarta temporada de "Orphan Black" arrancó de una manera un poco diferente; dedicando todo un episodio a Beth Childs, el primer clon que Sarah se encuentra, aunque su encuentro sea breve. La ve en el momento en el que se suicida, tirándose a las vías del tren, y esa visión, y la decisión de Sarah de aprovechar en su beneficio su parecido físico con ella, marca el principio de toda la historia. La sombra de Beth sobrevuela todo lo que va pasando después. Ella es la que tira del hilo del Instituto DYAD, del Proyecto Leda y de la Neolución, y la que se convierte en el nexo de unión entre el resto de clones autoconscientes. Sin embargo, conforme la trama de "Orphan Black" se fue complicando, con Castor y la búsqueda del original, Beth se fue quedando atrás. La serie, y las propias clones, estuvieron a punto de perder el objetivo por el que habían iniciado toda su investigación.

Estos nuevos episodios, que terminan en BBC America esta misma semana, han devuelto el foco a lo que Beth sabía, que es la base sobre la que Sarah fue descubriendo más cosas. Y eso ha traído de vuelta a gente con muy pocos escrúpulos, y mucha arrogancia científica, como los neolucionistas de Susan Duncan, y ha expuesto de nuevo algunas de las cuestiones sobre las que ha girado la serie desde su inicio. Ya sea las dudas éticas de la clonación humana, o la moralidad de la eugenesia (o, como dice Cosima, que el padre de la neolución considerara que la pobreza era genética), la serie ha explicitado aún más que de costumbre el lado más aterrador de esa búsqueda de la perfección genética. Los bebés que salían mal en Brightborn no sólo exponían que Evie Cho y compañía se creen superiores intelectual y moralmente, sino que son lo suficientemente manipuladores como para utilizar a personas en dificultades económicas como conejillos de indias de sus experimentos.

Brightborn, probablemente, ha sido uno de los villanos más feos, bajo su fachada de perfección y diseño minimalista, que ha tenido "Orphan Black" por ese desprecio hacia todos los que consideraban inferiores a ellos, ya fuera física o mentalmente. Como es habitual en la serie, no se ha machacado esa idea, pero estaba bastante clara. Y, del mismo modo, se han explorado un poco más los lazos familiares, pero no sanguíneos, entre S., Felix y Sarah. Los intereses individuales de cada uno han amenazado con romper su unidad, que es algo que Susan va a intentar hacer con Cosima ahora que están trabajando juntas para encontrar una cura definitiva. Pero lo que sí puede ser una bomba en la línea de flotación del Clone Club es esa sorprendente aparición final de Delphine. ¿Se ha pasado al lado oscuro? ¿Está comunicándose de alguna manera con Rachel a través de su ojo biónico? Las cosas nunca son sencillas para las chicas de Leda.
Publicar un comentario en la entrada