09 junio 2016

La "viejoven" CBS


El pasado mes de mayo, diferentes medios especializados en la industria televisiva estadounidense, como The Wrap, escribían sobre la estrategia de CBS para rejuvenecer su audiencia. En espectadores totales, goza de una salud envidiable, pero en la demo entre 18 y 49 años, no es raro que se vea superada por cadenas con más problemas para encontrar éxitos como NBC. En 2015/16, CBS quiso potenciar programas con buena acogida entre la audiencia joven, como "Scorpion", con series como "Limitless" y "Supergirl", y buscó también a ese público al entregar su late night a Stephen Colbert y James Corden. La estrategia salió salió más o menos bien, pero no todo lo que se esperaba.

En los visionados en diferido, CBS ha tenido tres de las series con mejores cifras en la demo ("Life in pieces", "Supergirl" y "Limitless") y, curiosamente, sólo una de ellas seguirá en la cadena el año que viene, la comedia familiar. "Supergirl" se ha ido a The CW y "Limitless" ha sido el estreno cancelado con el rating más elevado en este tramo de la audiencia (2,2). Claramente, CBS cree que sus proyectos para el año que viene tienen mayor potencial para atraer a la audiencia que éstos, empezando por una nueva versión de "MacGyver" cuyo piloto va a rodarse de nuevo por entero. Hasta con guión renovado. Pero no deja de ser una maniobra curiosa. El canal del ojo ha preferido renovar "Mentes criminales: Sin fronteras" (con buena audiencia total, y cifras muy discretas en la demo) que series cuyos espectadores se escoraban hacia una menor edad que la media de la cadena.

Y, además, entrega su suerte a comedias familiares tirando a convencionales, protagonizadas por hombres blancos, y a procedimentales. Es decir, que ha reforzado lo que ya eran sus rasgos definitorios más clásicos. Su caso es uno de los más paradigmáticos de las networks americanas ante el pronunciado declive de las audiencias en directo esta temporada; han buscado jugar sobre seguro, apostar por títulos y por esquemas de ficción con los que los espectadores ya están familiarizados. Si los estrenos del año pasado no han conseguido atraer a tanto público joven como se esperaba, se suelta lastre y se prueba con algo nuevo, o nuevo porque no estaba en antena la temporada anterior, no porque aporte algo original.

Las cadenas siguen esta táctica muy a menudo. Prefieren lanzar una nueva serie a tener que promocionar de nuevo una que ha demostrado que no puede sostener a la audiencia semana a semana. Esperan que al público le llame la atención ver algo nuevo. ¿Pero se quedarán después? Viendo la parrilla de novedades de CBS, parece un poco contraproducente con su persecución de la audiencia joven. ¿Una comedia con Kevin James atraerá a la demo entre 18 y 49 años más que "Limitless"? Cuesta menos, eso desde luego.
Publicar un comentario en la entrada