20 junio 2016

Los políticos descerebrados


Robert y Michelle King tuvieron la idea para crear "The good wife" viendo por televisión la rueda de prensa de Eliot Spitzer, ex gobernador de Nueva York envuelto en un escándalo sexual. Para su siguiente serie, "BrainDead", la idea les llegó con las noticias del cierre del gobierno federal de Estados Unidos, en 2013, después de que republicanos y demócratas no consiguieran aprobar unos nuevos presupuestos. Los King añadieron un toque de ciencia ficción sacad directamente de "Mars Attacks!": unas hormigas alienígenas aprovechan ese parón de Washington para escapar de su confinamiento e infiltrarse dentro de su clase política.

Y cuando decimos dentro, lo decimos literalmente, porque estos insectos se meten en el cerebro de los hombres, lo devoran, y pasan así a controlarlos por completo. Esos políticos de Washington están de verdad descerebrados. De este modo, esta serie veraniega de CBS tiene la excusa perfecta para satirizar todas las absurdeces que ocurren en la capital del país, todas las luchas de egos que impiden llegar a acuerdos y, por supuesto, todas las tonterías que salen de la boca de Donald Trump. La actualidad parece muchas veces escrita por los Guiñoles, así que casi no hay que exagerar gran cosa para montar la sátira.

De hecho, "BrainDead" no es una comedia de carcajada, por lo menos en el primer episodio. Como ocurría en "The good wife", su humor es más situacional, aunque veremos cómo evoluciona una vez que haya más políticos suplantados por los alienígenas. Sí que se cargan las tintas en las dos comentaristas políticas que vemos en televisión aquí y allá (interpretadas por dos veteranas de Broadway como Beth Malone y Megan Hilty), que parodian figuras tipo Rachel Maddow y Megyn Kelly, pero el resto es menos abiertamente cómico de lo que podría parecer. Es más la perplejidad de Laurel en su priner día en el Capitolio lo que deja los momentos divertidos, del mismo modo que, al ser una "forastera" en ese ambiente, es la primera en darse cuenta de que algo está empezando a ir mal.

Es curioso darse cuenta que ese primer capítulo de "BrainDead" está narrado no como una sátira política, sino como una clásica historia de invasiones extraterrestres. Es más "La invasión de los ultracuerpos" con menos componente de película de terror, un aire un poco más ligero y algo más de ironía. Si hasta la protagoniza una de las expertas últimamente en afrontar historias de este tipo, una Mary Elizabeth Winstead muy en su papel de joven idealista que acepta a regañadientes meterse en un mundo dominado por los juegos de poder (tirando a infantiles) y las falsas apariencias. "BrainDead" tiene potencial para ser un divertimento estival estimable.

Música de la semana: Esto era inevitable. Si hablamos de "BrainDead" y mencionamos "Mars attacks!", hay que elegir "It's not unusual', de Tom Jones. Aunque la canción favorita de las hormigas alienígenas sea "You might think", de The Cars.
Publicar un comentario en la entrada