02 junio 2016

Vade retro


El terror de posesiones demoníacas y exorcismos es un subgénero tan fértil como los zombies, por ejemplo. "El exorcista" marcó, en 1973, muchas de las convenciones actuales de estas historias, pero no las inventó. Narraciones sobre exorcismos hay desde hace siglos, así que lo difícil es aportar algo nuevo. Mientras FOX tiene lista para la próxima temporada su propia adaptación de la película de William Friedkin, hay dos series, en sendos canales de cable premium, que tocan este tema a su manera. Una es "Penny Dreadful",  que va por la tercera temporada en Showtime y que se centra en la lucha de su protagonista por no dejarse tentar por esos demonios que quieren poseerla, y la otra es "Outcast", que Cinemax estrena mañana y que llegará a FOX España el lunes 6.

Basada en un cómic del mismo título de Robert Kirkman (el creador de "The Walking Dead"), el giro que "Outcast" da a la historia es que su protagonista, Kyle, no ha estado nunca poseído por el demonio, pero ha experimentado muy de cerca las posesiones de dos personas muy próximas a él. Ambos eventos lo llevan a regresar ala casa de su infancia y a encerrarse allí, alejándose del resto del mundo y de los habitantes de Rome, su pueblo, un sitio en el que veremos que pasan cosas que van a sacar a Kyle de su autoimpuesto ostracismo. Porque él es el único que sabe expulsar a esos demonios cuando el exorcismo practicado por el reverendo del pueblo no funciona.

El primer episodio de la serie se preestrenó a través de Facebook Live, por lo que bastantes espectadores ya han tenido su primera toma de contacto con el oscuro universo en el que vive Kyle Barnes. Otros lo vimos en un evento organizado por Birraseries y FOX, pero en todos los casos quedó clara una cosa, y es que "Outcast" busca dar miedo. O, como mínimo, crear una sensación de inquietud, de que Kyle es un hombre perseguido por demonios que no son en absoluto figurados, un hombre que había optado por alejarse de todo y huir de ellos, pero que descubre que ésa nunca fue una posibilidad a su alcance. El capítulo que da inicio a su historia nos presenta a Kyle, al resto de personajes y la situación de partida con eficiencia, y hasta nos enseña un vistazo a esos entes malignos, que parecen salidos de una película de ciencia-ficción con alienígenas incorpóreos y asesinos.

Ya tiene mucho recorrido hecho al conseguir que Rome se vea como un pueblo de mala muerte, con unas enormes casas de madera que por fuera pueden dar el pego, con sus porches, pero que por dentro transmiten perfectamente la idea de que al marshall Raylan Givens nunca le faltaría allí trabajo. Es un sitio en el que el escándalo, los gritos, los ruidos de portazos y golpes contra los muebles dados por una madre poseída se "descartaban" por los vecinos como "disciplina" hacia su hijo. Eso ya da una idea de por qué esos misteriosos demonios han elegido Rome y a Kyle para hacer de las suyas.
Publicar un comentario en la entrada