12 octubre 2016

Kryptonianos y demás familia


Había curiosidad por ver cómo se estrenaba "Supergirl" en The CW, después de haber emitido su primera temporada en una CBS que no estaba tan interesada en rejuvenecer a su audiencia como parecía. En cuanto a meras cifras de espectadores que han seguido a Kara en su movimiento a otra cadena (aunque manteniendo su horario del lunes a las 20), el debut ha sido todo un éxito, igualando en la demo a "Gotham" y rompiendo el récord de "Gossip Girl" de emisión de The CW más vista, con más de tres millones de espectadores. Es la mitad de la audiencia que tuvo al final de su temporada en CBS, pero es un salto enorme en su paso a un canal mucho menos visto.

Eso, en cuanto a los fríos datos. ¿Pero creativamente? ¿Se ha notado la mudanza? ¿Está "Supergirl" más cwizada? Pues excepto por la aparición de algunos edificios de Vancouver muy clásicos en las series que se ruedan allí, el traslado se ha hecho sin problemas. Incluso con la introducción de su propia versión de Superman.

(A partir de aquí habrá spoilers de ese "The adventures of Supergirl" con el que arranca la segunda temporada. Estáis avisados).

La llegada de Clark Kent a la serie (inicialmente, sólo para sus dos primeros episodios) había centrado casi toda la promoción de la segunda temporada durante el verano. Hasta Tyler Hoechlin se ha encargado de las entrevistas de dicha promoción, así que se podía correr el riesgo de que Kara quedara un poco eclipsada en su propia serie. Pero no ha sido el caso. Y, como han apuntado algunos críticos, este regreso se ha visto mucho más seguro en las cosas que funcionan, incluidos todos esos guiños a la primera película de "Superman" y la decisión de Kara de no continuar (o empezar, más bien) su relación con James Olsen. Aunque vayamos a perder a Cat Grant (que pasa a ser personaje recurrente), es su dinámica con ella y con Alex y Hank Henshaw lo que de verdad funciona en la serie, y no la inexistente tensión romántica entre el fotógrafo y la superheroína.

Siendo el estreno en una nueva cadena, hay un poco de nueva presentación de algunos aspectos para los espectadores que se sumen en The CW, pero lo que se ve es continuidad con lo que "Supergirl" era en CBS. La introducción de Lena Luthor (interpretada por Katie "doble no oficial de Keira Knightley" McGrath) apunta a llenar el hueco de Maxwell Lord bastante bien, y la relación familiar de Clark y Kara está  muy bien llevada. Este Superman es un mentor para su prima y alguien muy seguro de su rol como héroe y como persona normal, sin ser arrogante, algo que Kara todavía está intentando dominar, y su aparición elimina esa sensación extraña que dejaba siempre, en la primera temporada, que se mencionara a Clark cada dos por tres pero que nunca lo viéramos (sus botas, como mucho).

Además, los dos elementos presentados en este capítulo que tienen que desarrollarse más a lo largo de esta segunda entrega apuntan bien, por ahora. Está ese misterioso joven kryptoniano que, esperemos, resulte mejor que la trama de Non y Astra, y tenemos a la jefa del Proyecto Cadmus, una Brenda Strong que está especializándose en villanas. Por ahora, "Supergirl" ha debutado en su nueva cadena prometiendo un salto adelante, sin perder sus señas de identidad. Cuando empiecen los crossovers con el resto de superhéroes de The CW podemos tener cosas divertidas, al menos.
Publicar un comentario en la entrada