16 octubre 2016

Si "La bola de cristal" diera miedo


Imaginad por un momento que "La bola de cristal", aquel clásico y peculiar programa infantil de la TVE de los 80, fuera en realidad bastante más oscuro y desconocido, que sólo se hubiera emitido durante un par de meses, en unos horarios un poco extraños, y que ya de mayores, lo único que recordamos de él es que tenía una pinta un cutre y que nos provocaba unas vívidas pesadillas. Y ahora, id un poco más allá e imaginad que, durante aquellos dos meses, la emisión del programa coincidió con la desaparición de cuatro niños en un pequeño pueblo,

Pues ya tenéis "Candle Cove", la primera temporada de la nueva serie de antología de terror de Syfy, "Channel Zero". Su nacimiento es curioso, porque se basa en pequeñas historias de miedo escritas por internautas y conocidas como creepypastas, y en cada temporada adaptará, y utilizará como punto de partida, una de ellas. La historia original de "Candle Cove" es muy breve y está contada como si fuera una conversación en un foro de viejos programas infantiles, y la serie prácticamente la adapta entera en el primer capítulo, añadiendo el lado más siniestro de las desapariciones. En la web Vox decían que es una versión más inquietante de la nostalgia ochentera de "Stranger things", optando por las historias de Stephen King más oscuras. Porque, aquí, se decantan también por otro clásico del terror que siempre suele funcionar: los niños misteriosos y, potencialmente, hasta peligrosos.

Ese primer capítulo de "Channel Zero" consigue una atmósfera ligeramente indie y un poco intrigante con esos flashes, esas imágenes que de repente ve en su cabeza Mike, el protagonista, un psicólogo infantil que vuelve a su pueblo para intentar averiguar algo más sobre aquellas desapariciones. Mike también tiene sus propios problemas y, tal vez, de pequeño supo más cosas sobre aquella época de lo que ahora se atreve a reconocer, y parte de la gracia de la serie es ir desvelándolo poco a poco. Con sólo seis capítulos, no le va a dar tiempo a dar demasiadas vueltas sobre sí misma para escamotear respuestas y alargar el misterio, o es de esperar que ése sea el caso.

De momento, el principio es prometedor. Los flashbacks a los 80 dejan la sensación de que esos niños eran bastante más crueles que los de "Stranger things", y el "Candle Cove" del título está muy logrado. Se puede entender que hubiera quien lo encontrara un poco aterrador. Y lo que es curioso también es ver que uno de sus productores ejecutivos es Max Landis, guionista y enfant terrible de Hollywood, que esta temporada tiene, además, en BBC America "Dirk Gently's Holistic Detective Agency".

Música de la semana: A veces, hay series que ponen a sus episodios títulos de canciones. Y, otras veces, hay series que directamente eligen una canción para que sea su título. Es lo que pasa con "Better things", la comedia de Pamela Adlon para FX, que toma prestado su nombre del tema homónimo de The Kinks.
Publicar un comentario en la entrada