13 agosto 2006

En el principio de un cambio

Parece que la llegada de nuevos operadores al panorama audiovisual español puede impulsar un cambio, principalmente, en la manera en la que se miden los éxitos de audiencia. Ahora mismo, no recuerdo dónde lo leí, ni quién lo decía, pero en el sector parece que empieza a abrirse paso la idea de que ya no se va a poder aspirar a que sólo los programas que superen el 20% de share (ese palabro que parece tener connotaciones mágicas) se consideren un éxito, y sobrevivan en la parrilla. Los habrá, claro, pero la vara de medir tendrá que ser más indulgente en general.
Esto venía a cuento por la proliferación reciente de artículos sobre la segunda juventud de las series estadounidenses en España. Si en los 80 fueron las grandes dominadoras, con algunas claras excepciones nacionales, en los 90, cuando la ficción española empezó a aspirar a cotas más altas gracias a "Farmacia de guardia", quedaron desterradas a horarios imposibles, quedando como comparsas de los "Médico de familia" de turno ("Urgencias" me parece el ejemplo más claro).
Ahora, la llegada de los canales de pago y, sobre todo, de dos nuevos canales en abierto, Cuatro y la Sexta, ha significado la recuperación para el prime-time de las series estadounidenses (más que extranjeras, porque las europeas tienen poco que rascar en ese horario). Aparte del éxito arrollador de "CSI" y, sobre todo (e inexplicablemente para mí)" de "CSI: Miami", que Telecinco programó en el mismo día y hora que tan buen resultado le dio con "Expediente X", la ficción americana no dejaba mucho impacto en cuanto a audiencia, y las teles generalistas se decantaban hacia las series españolas, con su duración eterna y su ánimo de llegar a todo el espectro familiar (creo que sólo "7 vidas" renunció un poco a ese objetivo, con buenos resultados).
Como decimos, la irrupción de esos nuevos canales puede ser el motor de un nuevo cambio de tendencia. Más aún, me atrevería a decir que el éxito de "House", que elevó hasta límites insospechados la media de audiencia de Cuatro, lo puede acelerar. Para estas cadenas, un 13 ó 14% de cuota de pantalla ya es un muy buen resultado, teniendo en cuenta que la media de Cuatro es el 6-7% y la de la Sexta apenas llega al 2-3%, así que apuestan por series que no van a llegar a un espectro tan amplio de población, sino al nicho que mejor les vaya a los anunciantes, sobre todo ese sector entre los 25 y los 45 años. Además, para poder confeccionar sus parrillas en los meses seguientes a su debut, Cuatro confió mucho en las series, ya que la licencia no le perrmitía competir por la compra de películas en un principio. Así desembarcaron productos inusuales como "Matrioshki", "Roma" se convirtió en una serie de culto y el gran éxito de "House" (y del Mundial de fútbol) abrió el camino para que, este verano, "Medium" y "Anatomía de Grey" despeguen definitivamente.
Ya sé que TVE, Antena 3 y Telecinco siguen a lo suyo, pero en cuanto el mercado se llena de competidores, ya no se puede aspirar a dominarlo todo. Hay que sectorializar, centrarte en un determinado grupo poblacional, como hacen los canales de pago y, sobre todo, Fox, que lo ha hecho muy, muy bien y ha logrado la imagen del canal de las mejores series. Además, el renovado éxito de las series estadounidenses puede hacer que, de una vez por todas, la ficción española madure y se arriesgue a hacer otras cosas (el ejemplo es "Génesis", con todas las salvedades que le queramos poner).
De todos modos, también hay que decir que muchos nos dediquemos horas y horas a hablar de estos programas no se debe a su emisión en nuestro país, sino a que existe ese gran invento que es Internet, y ante el que la televisión convencional me temo que tiene la partida perdida.

P.D.: Casi lo olvidaba. Mañana desvelaremos las soluciones de nuestro pequeño concurso de la entrada anterior (incluso con pistas involuntarias...). ¿De verdad nadie se anima con la "amiga" de Michael Jordan? Es más fácil de lo que parece.
Publicar un comentario