18 junio 2015

¿El verano de las mujeres?


El año pasado, mientras estaba promocionando "Siempre Alice" y "Camp X-Ray", Kristen Stewart daba una entrevista a The Daily Beast en la que le preguntaban por el hecho de que esas dos películas y "Viaje a Sils Maria", que se acaba de estrenar en España, tenían en su centro mujeres complicadas y fuertes. Ella decía que era una rareza en Hollywood, donde parece que los papeles femeninos interesantes y complejos se han mudado a la televisión, y también puntualizaba que a Juliette Binoche le parecía que esa pregunta era ya un cliché, de tantas veces que se le habían hecho, porque en Francia no tenían ese problema. Es curioso leer esa entrevista cuando, al mismo tiempo, Vanity Fair afirma que este verano va a ser el de las comedias protagonizadas por mujeres, cuatro años después del éxito de "Bridesmaids".

Es cierto que, en los cines norteamericanos, van a coincidir "Spy", "Trainwreck" y "Ricki and the Flash", la película en la que Meryl Streep es una veterana rockera, pero no está todavía claro que esto vaya a significar un cambio en Hollywood. "Bridesmaids" hizo muchísimo dinero, y lo mismo consiguió "Cuerpos especiales", pero no da la sensación de que los estudios se tomen de verdad en serio la posibilidad de que películas con mujeres en su centro vayan a atraer a los espectadores a la taquilla. Lo que es un concepto curioso teniendo en cuenta los millones de dólares que Lionsgate está ganando con "Los juegos del hambre". Pero la sensación persiste. Bryan Konietzko y Michael Dante DiMartino explicaban que, cuando estaban creando "The legend of Korra", Nickelodeon estaba nerviosa de que los chavales de 11, 12 años no quisieran ver una serie de aventuras protagonizada por una chica. Hicieron un pase del piloto para un grupo de esos chicos y, al terminar, les preguntaron si les "molestaba" que Korra fuera una chica, y dijeron que era genial, y que les daba igual.

La actitud del público, en general, es más esa, pero Hollywood ha tendido muchas veces a jugar sobre seguro, a no arriesgar producciones de cientos de millones dólares poniendo al frente a un actor desconocido (aunque Chris Pratt no fue óbice para el éxito de "Guardianes de la galaxia") o a una mujer (aunque ya hemos dicho que con "Los juegos del hambre" no parece importar). En medio de todo esto, resulta muy curioso ver una cinta como "Viaje a Sils Maria", la película de Olivier Assayas que ha recibido mayor atención de la habitual no sólo por el protagonismo de Juliette Binoche, sino porque, además, Kristen Stewart ganó el César a mejor secundaria por ella. Esa atención puede ser externa a la cinta, que resulta estar repleta de diálogos sobre la fama, la adaptación a los cambios, la vejez que adquieren una capa metarreferencial imperdible al tener a Stewart y Binoche pronunciándolos.

La dinámica entre las dos (una actriz veterana y su joven asistente) es, de largo, lo mejor de la película, transmitiendo una naturalidad y una química entre ellas que sostiene un filme de dos horas en el que más de la mitad del metraje las muestra solo a ellas, hablando. No es que vaya a ser un taquillazo, pero su estreno en verano en España la ha hecho coincidir con la tercera temporada de "Orange is the new black", una de las mejores exponentes de ese mayor interés de las series por las historias femeninas. Es curioso que haya tantas series con mujeres en su centro (de "The good wife" a "Girls", "Orphan Black", "Veep" o la británica "My mad fat diary", que vuelve en breve), que las cadenas consideren que es rentable invertir en esas historias, mientras el cine no termina de subirse al carro impulsado por Melissa McCarthy. Puede ser éste un verano en el que veamos bastantes películas protagonizadas por mujeres. ¿Cambiará eso algo en Hollywood?
Publicar un comentario