23 junio 2015

Larga vida a Hannibal

La mayoría de los fans de "Hannibal" se fueron anoche a dormir con la mala noticia de que NBC la había cancelado, de la tercera temporada (actualmente en emisión) iba a ser la última que, al menos, iba a verse en esa cadena. Desde ese momento, surgieron en redes sociales dos corrientes que son las habituales en estos casos; los seguidores que afeaban a NBC su conducta y que montaban una campaña para salvar la serie, y los que empezaban a especular con qué otro canal podía rescatarla. Porque lo curioso es que casi nadie se ha tomado esa cancelación como definitiva. Todo el mundo da por supuesto que "Hannibal" puede encontrar acomodo en otro lugar por una serie de razones que exponen el nuevo panorama industrial y monetario en el que se mueven las cadenas y las producturas televisivas en la actualidad.

De hecho, al final de su primera temporada, cuando no estaba claro si NBC iba a renovar una serie que no sólo tenía unas audiencias bajísimas, sino que no entraba en el radar ni de los Emmy técnicos, se habló de que Amazon podía estar interesada en rescatarla, más teniendo en cuenta que tiene los derechos para la emisión en streaming de la serie. Entonces no hizo falta un caballero de brillante armadura porque NBC optó por seguir adelante con ella, pero dos años después, las cuentas han dejado de cuadrar para la cadena del pavo, y "Hannibal" tendrá que ver si puede seguir el ejemplo de "Friday Night Lights" y su entonces improbable rescate por parte de DirecTV. Aunque tenga pinta de ser más cara de lo habitual (para el inicio de esta tercera temporada han rodado directamente en Florencia), ser una co-producción entre Gaumont y Sony facilita las cosas para la cadena que estudie repescarla (la license fee será más barata de lo normal), y la fascinación de los críticos por ella, y la entrega de sus fans, pueden ser también activos interesantes.

Sin embargo, no parece que vaya a haber mucha "puja" ni guerra de ofertas por ella. Amazon es casi el único pretendiente para el que este movimiento tiene sentido, porque ya dispone de las temporadas anteriores y porque sería un añadido a su servicio que le ayudaría a elevar un poco su perfil mediático, del mismo que Yahoo! buscó lo mismo rescatando "Community". "Hannibal" es minoritaria, sí, pero para Amazon puede dirigirse al público correcto, al nicho que le interesa, y si los críticos le van a seguir dando cancha como hasta ahora, puede ser una maniobra con la que casi no tengan nada que perder. Sin embargo, hay que tener en cuenta que en Estados Unidos se ha apuntado que las dificultades de la serie para conseguir los derechos de "El silencio de los corderos" podrían haber sido otro clavo en su ataúd. Bryan Fuller lleva intentando adquirirlos desde antes de la primera temporada, sin éxito, y más o menos al mismo tiempo se anunció que Lifetime estaba trabajando en una serie sobre Clarice Starling que puede estar dificultando aún más el proceso.

Lo único seguro, por ahora, es que "Hannibal" terminará la tercera temporada en NBC y, después, lo mismo podría irse al saco de las "brillantes, pero canceladas", que podría encontrar un nuevo hogar donde seguir ideando los asesinatos más operísticos y artísticos de la televisión. No todas las series canceladas son capaces de resucitar en otra cadena. De hecho, lo más habitual es que no lo consigan, pues no siempre los modelos de negocio son compatibles entre el canal original y el que se rumoreaba como salvador. "Constantine", por ejemplo, se quedó al final compuesta y sin novio. Las cosas parecen pintar un poco mejor para "Hannibal", que ha estado viviendo de prestado durante dos temporadas en NBC. ¿Vivirá más en Amazon?
Publicar un comentario