17 junio 2015

La discoteca de los clones

Este fin de semana termina la tercera temporada de "Orphan Black", la serie de BBC America que sigue a varios clones que intentan averiguar por qué las crearon, al mismo tiempo que buscan escapar de la empresa que afirma "poseerlas". Es una serie que, pese a que a veces su trama horizontal puede estar a menudo a punto de salirse por completo de madre, suele mostrar unas historias y unos episodios muy entretenidos, y con unos personajes, en general, bastante bien trazados e interpretados. Este año, las cosas se han complicado con la aparición de otra facción que ha hecho aún más difícil la vida a las protagonistas, pero éstas siempre garantizan, al menos, buenos momentos de diversión.

"Orphan Black", de todos modos, es más conocida por ser el vehículo de lucimiento de su gran protagonista, Tatiana Maslany, que interpreta a todas las versiones de Sarah Manning que hemos visto en la serie hasta ahora, y a la que en todas las entrevistas le preguntan cómo puede aclararse entre unas y otras (hay vídeos muy curiosos sobre cómo se ruedan las escenas con varios clones interactuando). Ha comentado en algunos sitios, como en una entrevista con The Wall Street Journal, que suele utilizar música para construir cada personaje, y en esa misma entrevista ofrecía algunos de los ejemplos que había usado para cada clon. Dan para una playlist muy curiosa para los fans de la serie.



The Prodigy, por ejemplo, es la banda sonora para Sarah, la rebelde criada en el Reino Unido, junto con rap y hip-hop de las islas británicas del estilo de Dizzee Rascal o The Streets. Alguna vez se ha mencionado que S., su madre adoptiva, la habría introducido también en el post-punk de los 70, tipo Siouxsie and the Banshees.



Para Cosima, con su actitud relajada y cool ante la vida, Maslany opta por la electrónica de gente como Grimes, y que para Helena funcionan algunas canciones de Tom Waits y, curiosamente, Antony & The Johnsons, lo que puede resultar un poco paradójico para nuestra psicópata ucraniana favorita.



Por supuesto, las canciones para Alison son musicales, y grandes clásicos como "West Side Story" o "Jesucristo Superstar". De hecho, la propia Maslany hizo varias playlists sobre los clones para el blog Noisey, de Vice, y hay elecciones bastante curiosas ahí. Aunque "Bad girls", de M.I.A., les va bien a todas.
Publicar un comentario en la entrada