29 septiembre 2016

El viaje de Maura no ha terminado


Una cosa que siempre ha quedado muy clara de "Transparent" es que sus protagonistas, los Pfeffermann, no son una familia disfuncional, como diríamos ahora, sino que esa disfunción viene de su egocentrismo. Les cuesta ver más allá de sus propios problemas, pero paradójicamente, eso no quiere decir que sepan quiénes son ni lo que quieren. Las dudas de Sarah el año pasado, la exploración de Ali de su orientación sexual, las inseguridades narcisistas de Josh o el propio viaje de Maura para aceptarse como mujer se muestran bajo esa luz; a los Pfeffermann sólo les importan ellos mismos, y son incapaces de salir de su burbuja de, mayoritariamente, problemas del primer mundo.

Jill Soloway y el resto de responsables de "Transparent" afirmaron que la tercera temporada de la serie iba a involucrar que todos los personajes salieran de su caparazón, que dieran por fin un paso fuera de su burbuja, y el primer episodio apunta a que ese momento de reconocimiento, esa "epifanía", está cerca de pasarle a Maura. Toda la serie es su viaje, primero, para reconocer que siempre se ha sentido una mujer, y para lograr que los demás la reconozcan como tal, pero eso no es lo complicado. Lo complicado viene cuando ese primer paso ya está dado. Como vimos ya en la segunda temporada, Maura tiene que aprender a vivir con las cosas que hizo cuando aún era Mort. Era la misma persona, y reconciliar algunas de aquellas cosas (como impedir la entrada de mujeres en los órganos directivos de la universidad), resulta difícil. Pero es que no ha hecho borrón y cuenta nueva, eso no es posible. Siempre ha sido Maura.

Esa aceptación fue uno de los pasos de la segunda temporada, y la tercera la va enfrentar a sus propios prejuicios sobre la comunidad trans y a sus dudas sobre si quiere someterse a cirugía de reasignación de sexo. El primer capítulo ya da las primeras pistas; Maura es de clase alta, tiene una novia a la que quiere, amigos que la aceptan y sus hijos parecen ser felices, pero no está contenta. No está realizada como persona. Intenta llenar ese vacío haciendo cosas que denotan su privilegio de clase alta y raza blanca, que dirían en Estados Unidos. Intenta ayudar a otras personas sin conocerlas realmente, sin saber cómo viven o cuáles han sido sus problemas. ¿Será la educación de Maura parte de su evolución en esta nueva temporada?

Soloway ya ha dicho también que, por muchos viajes de autodescubrimiento que emprendan, los Pfeffermann no pueden cambiar, que no es tan sencillo aprender de sus errores. Maura, desde luego, empieza la temporada en un punto muy bajo, en un punto que puede obligarla a mirar más allá de la punta de su nariz.
Publicar un comentario en la entrada