28 septiembre 2016

Héroes de cine, héroes de tele


Que los superhéroes son el tema de moda en el cine y la televisión en los últimos años es innegable. El gran éxito de las películas de Marvel en taquilla ha animado a probar suerte con cintas de personajes un poco menos conocidos, y que a veces funcionan bien (como "Deadpool"), y ha llevado a que todas las cadenas de televisión quieran tener su propia serie superheroica. La colaboración entre Marvel y Netflix puede ser la que se lleve la mayor parte de la atención mediática, pero hay bastantes otras series de superhéroes en cadenas de televisión más tradicionales.

Justo el estreno el viernes de "Luke Cage" y la suerte desigual de las películas comiqueras del verano han llevado a que The Guardian se pregunte si la televisión no está haciendo mejores historias de superhéroes que el cine, ahora mismo. Desde luego, es en televisión donde están viéndose protagonistas que no son los hombres blancos de aspecto all american que, hasta ahora, han dominado la gran pantalla. El propio Cage y su "media naranja" (por llamarla de algún modo), Jessica Jones, son dos ejemplos de que las series no están tan constreñidas por el temor de Hollywood a espantar a los adolescentes que van en masa a ver sus taquillazos en el primer fin de semana. Y eso que si leemos cualquier comentario en entradas sobre "Supergirl", podemos comprobar que el cliché, por desgracia, tiene algo de verdad, porque siempre se la descarta como "serie para niñas".

Pero esas "niñas" son un público al que no se estaba llegando. Cuando se amplían los tipos de héroes en pantalla, se alcanza a mucha más población que, de otro modo, pasaría olímpicamente de estas series y, además, las enriquece mucho más. Hay tal variedad de tonos y protagonistas en televisión, que no es raro que haya quien diga que es en la pequeña pantalla donde se están logrando las mejores historias de superhéroes. Hay más tiempo para presentar a los héroes y a los villanos, para explorar a fondo determinados temas y para ofrecer algo más que acción a raudales.

También tiene sus problemas, claro. Los villanos son una asignatura pendiente en muchas de ellas. Wilson Fisk, Slade Wilson o Kilgrave son excepciones en series a las que les cuesta mantener interesante la figura del gran rival del héroe. Tal vez un enfrentamiento contra un único villano funcione mejor en el cine, aunque acumular malos tampoco implica que la temporada vaya a ser mejor. Pero es verdad que, por su naturaleza serializada, la televisión parece un medio más capaz de sacar todo el jugo a estos superhéroes que el cine.
Publicar un comentario en la entrada