14 febrero 2006

La "buena suerte" de George Clooney



Qué grande es David Strathairn. Sólo por él (por su "jeta", como dice Carlos Boyero) merece la pena ver "Buenas noches, y buena suerte", por la manera en la que aguanta los primerísimos planos con los que el director de la película, George Clooney, lo filma siempre que lee los discursos con los que el periodista Edward Murrow terminaba su programa "See it now", en la CBS, allá por los años 50. Ya se veía en las películas que hizo con John Sayles (entre ellas "Passion Fish" y "Limbo"), y aquí lo confirma de manera espectacular precisamente por su minimalismo: una ceja, una mirada, un movimiento de pie...

Él lleva todo el peso del filme, pero no es lo único bueno de la segunda película como director de Clooney, que también coescribe el guión y que ya dejó un buen sabor de boca con su debut, "Confesiones de una mente peligrosa". Desde la impresionante fotografía en blanco y negro, que saca partido al humo de los cigarrillos como no se hacía desde hace tiempo, hasta el guión, certero y sin florituras, directo al grano, hasta el uso del sonido, siempre el de ambiente, con apenas seis canciones por banda sonora, pero cantadas por la gran Dianne Reeves y, además, standars de jazz tan clásicos como "When I fall in love" o "How high the moon", y cuya letra nos adelanta, de manera metafórica, lo que vamos a ver... Sin olvidarnos del resto del reparto, con dos nombres por los que sentimos debilidad en este blog, Robert Downey Jr. (nunca suficientemente aprovechado) y Patricia Clarkson (que es nuestra favorita desde "The station agent"), y un equipo de secundarios totalmente compenetrado en el que se incluye el propio Clooney.

No vamos a decir nada sobre su mensaje (muy actual) o su contenido político, porque no es necesario y en la película se pone de relieve con elegancia e inteligencia. Sirva como mayor elogio esa sensación de que sus 93 minutos son mucho más cortos de lo que parece, y que, al salir del cine, sigue quedando la imagen poderosa de David Strathairn enfrentándose a las imágenes de archivo del senador Joseph MacCarthy y deseándonos buenas noches, y buena suerte.

Publicar un comentario