19 abril 2007

"Deseando amar": La materia de los recuerdos

Wong-Kar Wai eligió el título inglés para su película, "Deseando amar", al escuchar la versión que Brian Ferry hizo de un clásico estándar de jazz, "In the mood for love", cuyos primeros versos dicen lo siguiente: "I'm in the mood for love, simply because you're near me". La canción habla del momento robado a la infelicidad que los amantes pasan juntos, y esos momentos son los que recuerda el protagonista, recuerdos pasados por el tamiz del tiempo, de la selección que el cerebro, y las emociones, imponen en nuestra memoria.
Así, con retazos en un principio inconexos, que van tomando forma dentro del puzzle de la memoria, Wong-Kar Wai va construyendo una historia de amor entre dos personas a las que apenas vemos tocarse, cuyo destino se une por mero azar porque, como dice la canción, están cerca. De esta manera, esos momentos que se recuerdan con especial interés se ven ralentizados, de otros, sólo nos "acordamos" de las voces...
El affair de esta pareja, comdenada desde el principio a estar separada, está envuelto en unos colores cálidos y sugerentes (el vestuario de Maggie Cheung es sensacional), un estilismo elegante y una banda sonora estupenda. Además del tema instrumental, están esos tres boleros cantados por Nat King Cole (mi preferido es "Aquellos ojos verdes"), unas selecciones musicales que me recordaron aquella versión de "California dreamin'" que se escuchaba en "Chungking Express".
Y, aunque no suene en la película, justo es incluir "In the mood for love". Aquí podéis escuchar una versión a cargo de Louis Armstrong.

Sigue el proyecto en Books&Films, ¿Y si esta vez te quedaras?, Cineahora, Cinematic World, El día del cazador, El séptimo arte, El diario de Mr. Macguffin, Marco Velez, Himnem, Fabrica de ilusiones, Padded Room: Chronics floor, El lamento de Portnoy, La mujer justa, Bogotá 35MM, Ojo de buey, Viaje a Itaca, Sesión Doble, Ekilore, Rulemanes para Telémaco, Arteyliteratura, La linterna mágica, Rod@ndo, El trono de Hatti, Palabras ocultas, Mitte, The Observer
Publicar un comentario