24 abril 2007

La vida es corta, habla rápido

Estos meses lejos de Neptune y el campus de la Universidad Hearst se han hecho muy largos. Sí, hemos tenido las teorías frikis y locas sobre lo que pasa en la isla de "Perdidos", quién explotará en el Nueva York de "Héroes" y qué rayos significa el capítulo final de la tercera temporada de "Galáctica", pero nos faltaba algo: El sol de la dorada California, ese sol que oculta también las bajezas de gente que, de cara a la galería, parece perfecta, y que ilumina la sonrisa maliciosa y las agudezas verbales de Verónica Mars. El próximo martes, 1 de mayo, The CW por fin acaba con ese esperpento de reality show alrededor de las Pussycat Dolls y nos lleva de vuelta a las oficinas de Investigaciones Mars.
El regreso, sin embargo, se antoja agridulce. Desde que vimos la resolución del asesinato del decano O'Dell han pasado dos meses, y toda la expectación y el interés que la tercera temporada de la serie había levantado entre los fans y los críticos parece haberse diluido. Los datos de audiencia no han sido demasiado buenos, a pesar de haber empezado con buen pie, y no paran de sucederse los rumores sobre una cancelación inminente o sobre una vuelta de tuerca completa a la serie que aún no se sabe si es del gusto de la cadena. La "noche de las chicas" de The CW peligra porque, como ya habréis podido leer por ahí, también es incierto el futuro de "Las chicas Gilmore" por problemas contractuales con las actrices. El resultado de todo es que los cinco episodios que faltan de tercera temporada de "Verónica Mars" pueden terminar siendo la última oportunidad de disfrutar de esta chica.
No es ningún secreto que es una de las series favoritas de MacGuffin, y los diálogos rápidos, punzantes y llenos de referencias son una de las principales razones (The CW los utilizó para promocionarla junto a "Las chicas Gilmore" con el eslógan "Life is short. Talk fast"). Esto no ha variado un ápice desde la primera temporada, en la que las referencias al cine negro eran mucho más acusadas. Después, en la segunda, intentaron alcanzar el más difícil todavía, manejando hasta una decena de misterios a la vez, incluyendo los dos principales de la temporada (¿Por qué se estrelló el autobús escolar del Neptune High? ¿Qué pasó entre Logan y los moteros en el puente?). En el episodio final, incluso les dio tiempo a solucionar un par de cabos sueltos que aún coleaban de los primeros 22 capítulos. Sin embargo, la audiencia no terminaba de responder. Esta tercera temporada ha aligerado un poco el tono, ha descartado el enrevesado misterio central por varios más cortos, y los cinco últimos serán capítulos sueltos. Los tres primeros minutos del próximo, "Un-American Graffitti", pueden verse en Internet. El mundo a su alrededor puede haber cambiado, pero Verónica no lo ha hecho. En el mejor estilo House, sigue siendo cabezota y prefiriendo la acción a quedarse sentada rumiando sus problemas. ¿Volverá a librarse de la guillotina de la cancelación? A mediados de mayo saldremos de dudas.

P.D.: Para ir matando el tiempo hasta la semana que viene, os dejo una canción que Elvis Costello y Paul McCartney escribieron al alimón a finales de los 80. En realidad, está dedicada a la abuela de Costello, que tenía demencia, pero el título, "Veronica", y algunos versos le van bastante bien a nuestra detective de Neptune. Que la disfrutéis.

Actualización: Si es que lo que no haya en YouTube... He aquí un vídeo de la canción de Elvis Costello con imágenes de "Verónica Mars".

Actualización 2: Yonosoytu demuestra su rapidez de reflejos y recuerda que esta canción ya apareció en un episodio de la segunda temporada, "The Quick and the Wed", en una sesión de karaoke en la que la cantaba Britt Daniels, cantante de Spoon. La prueba, aquí.
Publicar un comentario