02 abril 2007

La erótica de la elipsis

En la década de 1930 entró en funcionamiento en Hollywood el "código Hayes", un conjunto de normas que buscaban devolver el "decoro" a las películas después de la locura de los 20, incluida "Éxtasis" y las escenas de Hedy Lamarr desnuda. Este código censor reprimía cualquier tipo de representación del sexo en pantalla, así que los cineastas hubieron de recurrir a maneras menos explícitas, pero igual de sugerentes, para mostrar estas escenas. Ahí entró en juego algo que muchos consideran como el recurso cinematográfico por excelencia: la elipsis. En "Desayuno con diamantes", tenemos a George Peppard y Audrey Hepburn besándose en su casa, si no recuerdo mal, y luego los vemos de nuevo en el dormitorio, al día siguiente, con lo que resulta muy evidente lo que ha sucedido. Hitchcock se divertía enormemente sorteando la censura con aquel beso largo pero, a la vez, entrecortado de Cary Grant e Ingrid Bergman al principio de "Encadenados", o la evidente metáfora del tren en el túnel al final de "Con la muerte en los talones".
Las series de prime time en las cadenas generalistas también han de sortear lo que se llaman "Standards & Practices", y recurren muy a menudo a estas elipsis "eróticas", a veces sin necesidad de mostrar a una pareja directamente en la cama. Por ejemplo, ahora que el personaje de Lady Heather va a volver a aparecer en el séptima temporada de "CSI", está bien recordar el segundo encuentro de esta dominatrix con Gil Grissom, en el que él va a verla a la casa y lo siguiente que vemos es a ambos personajes desayunando a la mañana siguiente, lo que dio pie a no pocas especulaciones sobre lo que había ocurrido esa noche. Mucho más clara era la elipsis de "Never again", uno de los episodios de "Expediente X" en los que Scully intenta salir de la "sombra" de Mulder, y termina con Ed Jerse, un extraño tipo "poseído" por un tatuaje (cuya voz, en versión original, era la de Jodie Foster). También nos muestran a Jerse y a Scully juntos en una habitación, la cámara sale entonces de ella y baja por las escaleras, en un plano "plagiado" de uno de los asesinatos de "Frenesí". Cuando volvemos a verlos, nos muestran a Scully con la camisa de Jerse, así que...
Por cierto que, en ese capítulo, Scully se hace un tatuaje en la espalda, una figura mitológica llamada Ouroborous, la serpiente que se muerde la cola, que tiene una pequeña aparición en "Perdidos", y que después se utilizó como logo de la serie "Millenium".
Publicar un comentario