10 abril 2007

¿Mi voz?

¿Doblaje o versión original? Es la eterna discusión. Por aquí hemos hablado varias veces de ella, pero hoy he leído otro punto de vista interesante, y muy divertido, por cierto (una Chica de la tele cita a la otra, para que veais de dónde lo he sacado). Viene a decir, en resumidas cuentas, que nos gusta el doblaje o la versión original según cuál de las dos hemos visto primero, y a cuál nos hemos acostumbrado. Es discutible, claro, pero, en parte, tiene razón. Lógicamente, cualquier doblaje va a alterar el resultado final, pues perdemos las voces de los actores, sus inflexiones, los giros propios del idioma que, a veces, tan característicos son de una serie (los frak de "Galáctica", los "dude" de Hurley en "Perdidos"). Los hay, también, buenos y malos y otros que, directamente, nos toman por idiotas (Sucre en la versión doblada de "Prison Break").
Que te acostumbres a escuchar ciertas voces y tonos es más importante de lo que parece. Recuerdo perfectamente como las películas de Walt Disney llegaban a España con el doblaje hecho para Sudamérica (atorar... Qué gran verbo). La última antes de que los doblajes se hicieran aquí fue "La sirenita", que estrenaron dos veces, con los dos doblajes. Sin embargo, me resulta muy raro no escuchar aquellas voces con aquellos dejes tan suaves, sobre todo en un diálogo que, no sé por qué, se me quedó grabado y que podéis ver aquí (llega en el minuto 2:54, dicho por esa gran malvada que era Úrsula... "¿Qué comes que adivinas?").

P.D.: Esta serie se merecería, prácticamente, un "Casi famosos" para ella sola. Se trata de "Undressed", un programa que la MTV emitió hace ya tiempo y que va a empezar a repetir en EE.UU. Por lo que cuentan en Pop Candy, era un culebrón erótico-festivo por el que pasó un buen número de actores que luego conseguirían trabajar en algunas de las series de más éxito.
Publicar un comentario