11 mayo 2016

El noir rural


Al hablar del noir, del género negro, siempre tendemos a pensar en grandes ciudades y en detectives solitarios, en bares oscuros y llenos de humo y en tiroteos en callejones. Sin embargo, en el noir americano hay todo un subgénero ambientado en el campo, en lo que llamaríamos la América profunda. Sus protagonistas no son tanto detectives como sheriffs o tipos que malviven en los límites de la ley, con trabajos mal pagados y siempre esperando al siguiente colega que les diga que tiene un trabajo para ellos fácil y rápido. En esa segunda categoría se encuadra "Hap and Leonard", una miniserie de Sundance TV que en España estrena AMC el día 23, y que está basada en una serie de novelas de Joe R. Lansdale.

Se sitúa en Texas, a finales de los años 80, y sus dos protagonistas son Hap Collins, blanco, y Leonard Pine, negro, dos amigos de la infancia que trabajan recogiendo rosas y que, de vez en cuando, hacen algún "trabajo" para ganarse un dinero extra. Así es como arranca la acción; Trudy, la ex mujer de Hap, les propone buscar un millón de dólares que dos atracadores dejaron en un coche, hundido en el fondo del río a finales de los 60. En teoría, es un trabajo sin complicaciones. Pero claro, eso es en teoría, porque por allí pululan también unos hippies trasnochados y una pareja de la que es mejor no decir nada, para mantener como una sorpresa su entrada en acción.

La temática criminal (o pseudocriminal), la caracterización de sus protagonistas como dos tipos de clase trabajadora y sin nada que perder, muy marcados aún por la sombra de Vietnam (Hap, como objetor que fue a la cárcel, y Leonard, como ex marine), más la presencia de una femme fatale y de una trama que se va a ir complicando sin remedio, encuadran "Hap y Leonard" en ese noir rural, y sureño, que casi sólo puede darse en Estados Unidos. Sigue un poco la estela de "Justified" por su ambientación en pueblos de mala muerte con pocas salidas y, aunque opta por situarse al otro lado de la ley de "Longmire", mantiene el espíritu de individuos que actúan según sus propios principios. O según su propia supervivencia, que es lo que ambos amigos buscan ante todo.

El primer episodio de "Hap and Leonard" sólo presenta la situación y a los principales implicados, pero apunta a ser algo interesante. Es muy destacable la estupenda química entre James Purefoy y Michael K. Williams y, por supuesto, cómo el pasado siempre está acechándolos. El noir rural (que no "The rural juror") tiene una nueva integrante televisiva que apunta buenas maneras.
Publicar un comentario en la entrada