18 mayo 2016

Los zombies también tienen su corazoncito


Es curioso que todavía sigamos descartando The CW como una cadena menor (lo es en audiencias, desde luego) cuando en su parrilla tiene algunas de las series que mejor funcionan de la televisión estadounidense. No tienen grandes pretensiones y tampoco grandes presupuestos, y muchas ni siquiera lucen grandes actores frente a la pantalla, pero proporcionan un entretenimiento que ya quisieran para sí títulos de las otras grandes networks o de su hermana mayor corporativa, la CBS. Probablemente haya sobre ellas menos presión, menos expectativas, y eso anime a sus creadores a probar otras cosas. O, simplemente, a explorar más en profundidad a sus personajes protagonistas.

No vamos a decir que "iZombie" (que AXN estrena en televisión en España el día 23, aunque su primera temporada está ya disponible en Netflix) sea una de las mejores series actualmente en emisión, pero sí es una de las que ha aprovechado mejor su segunda entrega para dar más matices al retrato de sus personajes y a la construcción de esa Seattle que tiene todo un submundo de zombies de los que sus habitantes no son conscientes. Y un submundo que funciona según sus propias reglas mafiosas y que está amenazado por esa bebida energética que quiere dominar el mundo convirtiendo a sus clientes en violentos y agresivos asesinos en potencia.

Como buena serie co-creada por Rob Thomas, "iZombie" tiene en su centro a una protagonista femenina que no es tan cínica como lo era Verónica Mars, pero que ya ha sufrido su ración  de desgracias para afrontarla de otra manera. Al fin y al cabo, Liv está no-muerta. Ese "pequeño" matiz cambia las relaciones con la gente de su alrededor, incluso si saben que es una zombie. Liv necesita cerebros humanos para mantenerse funcional, esos cerebros provocan en ella efectos secundarios a veces muy inoportunos y, además, si se encuentra en una situación de vida o muerte, puede convertirse en un verdadero monstruo con una fuerza y una agilidad que ya las querría Hulk. ¿Cómo puedes llevar una vida medianamente normal cuando pareces salido de "The Walking Dead", pero sin que el mundo se haya acabado?

El principal atractivo de "iZombie" es su capacidad de entretener y de hacernos pasar un buen rato sin insultar nuestra inteligencia y cuidando que sus personajes tengan unas evoluciones medianamente interesantes. El dúo que forman Liv y Ravi es de los mejor compenetrados y más divertidos que pueden verse en la televisión actual, y Blaine ha seguido mostrando que es algo más que el villano nominal de la serie, y que tiene otros puntos interesantes aparte de la evidente diversión de David Anders interpretándolo. Quizás uno de lso mejores ejemplos de esa capacidad para no tomarse a sí misma demasiado en serio, para las referencias pop y para la versatilidad de Rose McIver interpretando a esa Liv "puesta" de la personalidad de los dueños de los cerebros que se come, es el episodio en el que, finalmente, "iZombie" permite a su protagonista ser una versión en muerto viviente de Black Canary. Las oportunidades de crossover con los superhéroes de The CW son infinitas, y están llenas de potencial.
Publicar un comentario en la entrada