02 noviembre 2016

La segunda oportunidad de San Junipero


ALERTA SPOILERS: ¿Habéis visto "San Junipero", el cuarto episodio de la tercera temporada de "Black Mirror"? Volved cuando Belinda Carlisle se os haya metido bien en la cabeza.

De los seis capítulos que tiene la primera parte de la tercera temporada de "Black Mirror", del que más se ha hablado es "San Junipero". Hay teorías en Reddit sobre el "verdadero" significado de su final, sobre cómo ha ido a la contra de la repetida tendencia de la temporada pasada de matar personajes LGTB (más o menos), sobre su situación entre los mejores episodios de la serie... Esta manía que tenemos en internet por sobreanalizarlo todo ha llevado a que hasta Charlie Brooker tenga que explicar que el final del capítulo es exactamente el que es, sin trampa ni cartón, y que es el final más feliz posible para Yorkie y Kelly. Porque, no olvidemos, ambas han muerto y en ese mundo virtual de San Junipero están aprovechando la segunda oportunidad que les da el Cielo digital en la tierra.

En realidad, esa tendencia al sobreanálisis y a buscar agujeros de guión para dárnoslas de los más listos de Twitter puede impedir que veamos de verdad dónde están las virtudes de un episodio como "San Junipero", o de "Black Mirror" en general. No vamos a repetir lo que ya hemos comentado infinidad de veces, que son los comportamientos humanos, y no la tecnología, lo que se está "criticando" en la serie, pero sí es verdad que los espectadores se dividen entre los que prefieren los capítulos con una revelación inesperada al final, y que dejan una sensación de mal rollo y desasosiego, y los que creen que lo mejor de "Black Mirror" está en las historias que tocan emociones, en aquellas más pequeñas en las que el avance tecnológico de turno es casi más un macguffin que otra cosa.

En Vanity Fair decían que, de momento, la trinidad de los grandes capítulos de la serie está formada por "The entire history of you" (de la primera temporada), "Be right back" (de la segunda) y este "San Junipero", y los tres giran alrededor de tres emociones muy claras: los celos, el duelo y el amor. El "grano", la copia virtual del fallecido y esa Matrix eterna sólo son las excusas para que veamos a un hombre consumido por los celos y las sospechas de que su novia ya no le quiere, a una mujer que no puede superar la pérdida de su novio, y a dos mujeres que se enamoran cuando sus vidas están ya terminando. En ese aspecto, Yorkie representa esa segunda oportunidad tardía; tras 40 años tetrapléjica y paralizada, San Junipero le ofrece la posibilidad de vivir todo lo que se ha perdido, aunque no sea realmente "vida". ¿O sí? El cerebro de Shaw creía firmemente estar viviendo todo lo que Samaritan le mostraba en la quinta temporada de "Person of interest", y Kelly explica que hay un límite de visita de cinco horas en San Junipero para que los vivos no se vean atrapados por ese mundo nostálgico y de evasión.

Lo interesante del capítulo es que dicho mundo ofrece muchas posibilidades. Se podría haber hecho una historia típica de cinismo y terror con un "turista" que se esfuerza por sentir algo allí probando cosas cada vez más extremas, y aunque la crítica de la excesiva importancia de la nostalgia en la cultura popular actual está ahí, Brooker decide irse por el lado más esperanzador. Kelly tiene otra oportunidad para el amor tras haber sobrevivido a su hija y a su marido; Yorkie puede ser quien es sin que nadie la coarte. Será todo virtual, pero para ellas es muy real.
Publicar un comentario en la entrada