04 noviembre 2016

Las leyendas del tiempo


Es curioso darse cuenta de que "Legends of tomorrow", esa serie que The CW se sacó de la manga el año pasado con varios secundarios de "Arrow" y "The Flash", y que parece una versión americanizada de "Doctor Who", ha acabado adelantándose a la tendencia de las series sobre viajes en el tiempo que domina la televisión en abierto esta temporada. De repente, entre la trama de Flashpoint del Velocista Escarlata y los viajes de las Leyendas para proteger la historia, el problema de "Timeless" ya no es si plagia o no "El Ministerio del Tiempo", sino que las series de The CW están utilizando todas las tramas posibles.

Y es curioso porque la segunda temporada de "Legends of tomorrow" no tiene más pretensión que el entretenimiento ligero y, como mucho, ser lo más parecido a "Firefly" que podremos ver en la televisión actual. El equipo ya está formado y ha aprendido a trabajar como tal, pero sufre un par de pérdidas importantes y tiene que reaccionar y reajustar todas sus dinámicas. Las diferentes personalidades de cada uno de ellos, más el añadido del profesor Heywood y Vixen, se han integrado y trabajan por un objetivo común, incluso aunque Mick aún mantenga su lado de macarra y Sarah se convierta de vez en cuando en la asesina solitaria que conocimos en "Arrow", y las aventuras que hemos visto, de momento, mantienen un tono de diversión que ayuda a la serie a distinguirse del resto de la parrilla superheroica.

El fandom de "Doctor Who" y "Fringe" de los guionistas se nota por todas partes, pero de momento no es malo. No se puede convertir a Dominic Purcell en buen actor de la noche a la mañana, es cierto, aunque se compensa con unas escenas de acción más que resultonas y una sana sensación de que no se están tomando a sí mismos demasiado en serio. Los tres primeros episodios de la segunda temporada sí plantan las semillas de un misterio para más adelante con ese mensaje que el doctor Stein y Jax escuchan casi por accidente, pero la temporada todavía es muy joven para comprobar hacia dónde va a ir todo.

De las cuatro series superheroicas de The CW, ésta era la única que yo no veía, pero he decidido subirme al carro de su segunda entrega de cara a ese mega-crossover en tres partes que arrancará a principios de diciembre. Probablemente, no hacía falta, pero el entretenimiento que ofrece es, por ahora, suficiente. Ya veremos qué pasa cuando se acbe el miniarco de los Dominadores.
Publicar un comentario en la entrada