18 noviembre 2016

Las justicieras del campus


Desde hace unos años, las agresiones sexuales en los campus universitarios estadounidenses centran una parte importante de los discursos sociales en el país. Además de los documentales "The hunting ground" o "Happy Valley", series como "The good wife", "Veronica Mars" o "The newsroom" (con un episodio que fue bastante controvertido) han dedicado capítulos a casos de violaciones en las universidades y, sobre todo, a la respuesta que esas instituciones dan a dichos casos. Con el escándalo de Nate Parker, director y protagonista de "El nacimiento de una nación", burbujeando en esta carrera de los Oscar, que llegue una serie a MTV centrada justo sobre este asunto parece ser el remate de todo. Y también puede representar un gran problema para ella si no sabe tratar adecuadamente un asunto muy complicado y sensible.

La serie en cuestión se llama "Sweet/Vicious" y sigue a dos chicas que se conocen fortuitamente en el campus. Una de ellas, Jules, es una joven que pertenece a una hermandad y que parece el arquetipo de la joven rubia superficial pija de una película juvenil, si no fuera porque, por las noches, se disfraza de ninja y se dedica a dar palizas a chicos que han agredido sexualmente a alguna universitaria y no han recibido ningún castigo por ello. La otra protagonista, Ophelia, es una hacker que vende marihuana y que se topa con Jules en una de sus misiones. Y por cuestiones que no vamos a desvelar aquí acaban formando su propio dúo a lo Batman y Robin.

Porque el truco de "Sweet/Vicious" está en esas referencias a las historias de superhéroes y justicieros enmascarados y en el tono de comedia negra que lo preside todo, y que puede ayudarle a superar una premisa que, como ocurría con "Faking it", puede ser su principal talón de Aquiles. Las violaciones en las universidades son un asunto muy serio, y hay que ser bastante cuidadoso para que no parezca que se está frivolizando el tema o que se está explotando para algo más sensacionalista. En su primer capítulo, la dinámica entre Jules y Ophelia ayuda a vender el punto de partida y a que no nos parezca que la serie está aprovechándose de la coyuntura, sino que intenta hacer algo divertido y, a la vez, con cierto poso. No es un objetivo fácil, pero es interesante.

Una cosa sí tiene en común con "Faking it", y es que sus dos protagonistas están muy bien elegidas. Jules está interpretada por la inglesa Eliza Bennett (que tiene mucha televisión en su país natal, de "Broadchurch" a "Strike back", más la película "Nany McPhee"), mientras Ophelia es Taylor Dearden, que ha hecho todavía muy poco y que, de momento, puede ser más conocida porque su padre es Bryan Cranston. Las dos tienen una gran química enseguida y saben manejarse con el humor negro y de cara de palo que maneja la serie, y sobre ellas va a recaer, en gran parte, que "Sweet/Vicious" funcione. De momento, el arranque es prometedor.
Publicar un comentario en la entrada