26 noviembre 2012

Mientras estaba fuera

1.- Todas las temporadas hay un estreno que empieza bien y prometedor, al que luego le cuesta encontrar su camino y que, justo cuando comienza a recorrerlo y a apuntar cosas realmente interesantes, es cancelado. Este año, la china le ha tocado a "Last resort", el thriller militar de Shawn Ryan y Karl Gadjusek que desentonaba bastante en la parrilla de ABC, y al que el horario del jueves a la 8 le ha venido francamente mal. La verdad es que los estrenos de drama del canal no están convenciendo demasiado a la audiencia, con "Nashville" salvándose de momento de seguir el destino de la tripulación del USS Colorado y de los inquilinos del "666 Park Avenue" (que, para más inri, vio cómo el huracán Sandy inundaba sus platós en Nueva York), pero lo de "Last resort" duele un poquito más porque es de esas series de las que se nota que se acaba en cuanto sus responsables se sientes más seguros para explorar su mundo. A Ryan ya le pasó algo así con "The Chicago Code" en Fox, en mayo del año pasado, y por mucho que nos pongamos a imaginar escenarios de hipotéticos "y si" (otra cadena, otro horario, el tan manido cable, la todavía más manida opción del rescate en Netflix...), lo único cierto es que no veremos más allá de los 13 episodios pedidos originalmente. ¿Puede ABC sufrir un arranque de "locura" como el que llevó a CBS a cancelar y, meses después, renovar "Unforgettable" para convertirla en serie estival?

2.- Sin querer desvelar nada, resulta muy curioso cómo el capítulo del pasado domingo de "The Good Wife" desata finalmente la tormenta, real y metafórica, que adelantaba el final de la tercera temporada, con Alicia y sus hijos viendo por la tele "Take shelter". Está por ver si su refugio para tornados aguantará. Y tampoco quiero desvelar nada de ese hombre que vendió el mundo de "Fringe", más que su final apunta a dividir tanto a los fans como los de "Perdidos" o "Battlestar Galactica". Ya anticipo el cansancio de leer las mismas quejas sobre su falta de respuestas una y otra vez, por muchas que realmente den.

3.- El remake-continuación de "Dallas" no es la única serie que ha tenido que enfrentarse a la muerte de uno de sus protagonistas mientras aún estaba en antena. En el caso de Larry Hagman, había rodado seis capítulos de la segunda entrega, y ahora los guionistas tienen que decidir cómo despiden a JR, y si merece la pena continuar sin su presencia, que muchos críticos coincidían en afirmar que era lo único que le daba chispa a la serie. "El ala oeste de la Casa Blanca", con Leo McGarry, o "Los Soprano", con la madre de Tony, son sólo algunos ejemplos, aunque en los últimos años es posible que dos de los más destacables sean dos comedias. Una fue "8 simple rules for dating my teenage daughter", en la que John Ritter murió en 2003 tras haber grabado tres capítulos de su segunda temporada, y tras haberse encontrado repentinamente mal en el set. La otra fue "De repente Susan", una sitcom con Brooke Shields que quedó marcada por el suicidio en 2002, al final de la tercera temporada, de uno de sus actores, David Strickland. La serie lo recordó con un episodio bastante emotivo que justo cerraba esa temporada, y que casi anticipaba su cancelación al año siguiente.

Música de la semana: Con la querencia de Walter Bishop por el rock de los 70, ya me extrañaba que David Bowie no hubiera sonado en "Fringe" hasta hace dos semanas. La canción elegida fue "The man who sold the world", que volvía a recordarnos cómo eran William Bell y Walter en sus momentos de juventud, gloria y arrogancia supremas. Y sí, quizás os suene también esta canción por la versión que Nirvana hizo en su "Unplugged in New York", el último disco que publicaron antes de la muerte de Kurt Cobain.
Publicar un comentario en la entrada