20 mayo 2015

Corre, Barry, corre

 ALERTA SPOILERS: Leed esta entrada sólo si habéis visto el final de la primera temporada de "The Flash", y si sabéis por qué Harrison Wells casi dice aquello de "run, you clever boy".

Pocos estrenos este año han conseguido llegar a su final de temporada con el mismo nivel de confianza que "The Flash". Ha representado el lado más ligero del universo superheroico de The CW (y de Greg Berlanti), en comparación con la angustia existencial de "Arrow", pero también ha tenido en todo momento una idea muy clara de la historia que quería contar en estos 23 episodios; la del intento de Eobard Thawne por volver a su tiempo, y cómo afecta al resto de personajes. Y eso va más allá de que Barry Allen quiera resolver el asesinato de su madre, primero, y salvarla después. La traición de Harrison Wells al resto del equipo de STAR Labs es más profunda porque sí parece ser sincero en su apreciación de todos ellos y, sobre todo, del propio Barry.

Que se desvelara finalmente quién era Wells propulsó la serie a su tanda de capítulos más logrados, incluso aunque introdujera un concepto, el de los viajes en el tiempo, que puede ser problemático si no se tienen muy claras las normas con las que se va a utilizar. Puede emplearse de excusa para borrar cualquier acontecimiento importante que cambie demasiado la serie, demasiado pronto, amagando con evoluciones que luego no veremos jamás. De momento, "The Flash" no ha caído en esa trampa, porque incluso cuando lo hizo, algunos de esos acontecimientos terminaron pasando, como que Cisco se enfrentara a Harrison Wells o que Iris por fin supiera lo que hace Barry Allen por las noches. Así que es de suponer que gran parte de lo que pasa en el final de temporada, como el sacrificio de Eddie, no vaya a deshacerse sólo porque no conviene de cara a la segunda temporada.

Ese último episodio ha cargado bastante las tintas en el lado emocional. Barry tiene por fin la oportunidad de evitar el asesinato de su madre, a pesar de que eso puede hacer que no conozca a ninguna de las personas que han estado a su lado desde aquel momento, pero su yo del futuro se lo impide. ¿Se explorará eso más adelante? ¿O es que, simplemente, es un aviso hacia Barry de que no puede fiarse de Wells/Thawne? Como todo final de temporada que se precie, los personajes tienen que afrontar su evolución desde el primer episodio (hasta tenemos una boda), y ahí es su gran protagonista quien tiene que tomar las decisiones más importantes.

La segunda entrega promete grandes cosas. Sin Eddie, habrá que ver cómo pueden superar esa muerte Iris y Barry, y también veremos cómo procesa Cisco el hecho de que también se vio afectado en su momento por la explosión del acelerador de partículas. Mientras Barry corre por el agujero de gusano, contempla varias líneas temporales futuras posibles, una que incluye "Legends of tomorrow" y la otra, el alter ego comiquero de Caitlin Snow, así que tenemos varias potenciales líneas de meta para los próximos capítulos, o temporadas. "The Flash" ha conseguido triunfar haciendo una serie de superhéroes de las de siempre, pero con un protagonista con encanto y que transmite una gran sesanción de diversión cada vez que echa a correr. El listón estará más alto el año que viene.
Publicar un comentario