17 mayo 2015

Los Inhumanos y Ra's al Ghul

ALERTA SPOILERS: Si no habéis visto los finales de la tercera temporada de "Arrow" y de la segunda de "Agents of SHIELD", no sigáis leyendo.


Mucho se ha hablado ya de la servidumbre de "Agents of SHIELD" al MCU de Marvel. Se ve afectada por lo que pase en las películas, pero para ellas, es como si no existiera. Su interacción con "Vengadores. La era de Ultrón" puede ser el último ejemplo de esto, presentando una especie de prólogo para la película con poco impacto en la serie, pero también es curioso cómo Marvel está utilizando la serie para presentar al público los Inhumanos, esos híbridos de alienígena y humano con superpoderes, y que centrarán una de las próximas cintas del estudio. El enfrentamiento final con ellos era el camino al que se ha dirigido la segunda mitad de la segunda temporada, que ha seguido lidiando con las consecuencias de la infiltración de SHIELD por parte de Hydra, pero que ha ido concediendo más relevancia a Skye, o Daisy "Quake" Johnson, la inhumana propia de la serie.

Ese protagonismo de Skye, y la mayor exploración del pasado de May, han sido dos de las cosas más destacadas de la temporada. El dilema entre su apoyo a May o a Jiaying, su villana madre desaparecida, era muy obvio, pero ha dejado algunos buenos momentos y, sobre todo, un par de escenas de acción realmente notables. "Agents of SHIELD" sigue funcionando mejor cuando opera como un título de espías y deja de lado los superpoderes, y lo que ha sido curioso del final de temporada es que parece poner un punto y aparte en la trama que ha ido contando hasta ahora. Con la revelación de la existencia de los Inhumanos, y la transformación de Skye en uno de ellos, la serie empieza una nueva etapa, pero da la sensación de que los villanos no van a ser muy diferentes. Grant Ward sigue suelto, y Simmons está atrapada en esa roca líquida extraterrestre. ¿Se convertirá en Super Jemma? ¿Será así como se haga realidad Skimmons?


También "Arrow" parece haber cerrado una etapa con el final de su tercera temporada, una entrega en la que la introducción de Ra's al Ghul como el gran villano no ha funcionado todo lo bien que debía sonar sobre el papel. De hecho, estos 23 episodios han ido dando un poco bandazos de un lado a otro; tan pronto se centraban en las consecuencias de la muerte de Sarah Lance, como veíamos a Oliver seguir con su eterna duda acerca de quién quiere ser, que nos encontrábamos con que Ra's al Ghul lo había nombrado su heredero, y que la única manera de luchar contra él era aliarse con Malcolm Merlyn. Puede resultar interesante de que Oliver se enfrente varias veces a Ra's y siempre pierda, sólo para darse cuenta de que la única manera de vencerlo es desde dentro de la Liga de los Asesinos, pero la ejecución no ha sido de las mejores.

Alan Sepinwall se preguntaba si la sombra de "The Flash" no había dejado a su serie madre un poco arrumbada, pero también puede preguntarse lo mismo con respecto a la segunda temporada de la propia "Arrow". Tal vez que Ra's sea un malo con menor conexión directa con Oliver que Slade Wilson le ha hecho perder interés, y pese a que era un reto muy serio para todos los protagonistas, la serie no ha encontrado la manera de que el conflicto que creaba en ellos cuajara del todo. No obstante, no ha sido una temporada perdida. Laurel ha tenido una evolución muy bienvenida, y aunque tenga sus detractores, Ray Palmer ha aportado el toque de levedad que necesitaba la serie en medio de todas esas amenazas tan serias. La vista de Oliver y Felicity marchándose en el coche, tomándose un descanso de la verde noche de Starling City, apunta a un cambio para la cuarta temporada. Llega un punto en el que la oscuridad no lo justifica todo.

Música de la semana: MTV lanzó hace poco una nueva promo para su adaptación a televisión de "Scream", una promo que, con el título de "Killer Party", "asesina" a parte de sus estrellas. La música que suena en ella es "It just is", de Rilo Kiley, la ex banda de Jenny Lewis.
Publicar un comentario en la entrada