08 mayo 2015

Es la hora de las tortas

Acción en televisión no suele hacerse al mismo nivel que el cine porque, para conseguir una pelea realmente buena, hace falta tiempo, y eso es justo algo de lo que la televisión siempre anda corta. Si un capítulo se rueda en ocho días, cómo máximo, no puedes tardar dos en filmar un combate mano a mano en un bar de seis minutos en el que se utilicen las sillas, las botellas, un revólver, las paredes y hasta otros clientes del bar como "armas". Simplemente, no hay tiempo para ello. Sin embargo, a veces se consiguen escenas de acción bastante imaginativas en televisión, y esta temporada ha habido varios ejemplos de ello.

Para algunos espectadores, el estándar en esto lo pone "Banshee", violenta y sangrienta como sólo puede serlo una serie producida por gente salida de "True Blood" (entre ellos, Alan Ball), y otros recordarán cómo "Burn notice" conseguía darle una vuelta de tuerca a algo ya tan visto como las persecuciones de coches. Pero en el viejo arte hollywoodiense de las peleas a puñetazo limpio, hay series que buscan el modo de aprovechar al máximo las restricciones de su medio. Por ejemplo, "Arrow" se beneficia de tirar de escenas nocturnas, y de la iluminación verde que las impregna, para sacar adelante peleas en las que lo más habitual es que Oliver Queen y sus ayudantes se enfrenten a rivales más fuertes que ellos. Esta serie utiliza bastante el espacio alrededor de los luchadores, y esta temporada consiguió una pelea bastante lograda cuando enfrentó a Oliver con Barry Allen en su primer crossover con "The Flash".

Durante bastante tiempo, "Arrow" se ponía como la serie de superhéroes mejor engrasada de las que había en emisión, pero una tercera temporada más irregular y un salto de calidad en las producciones televisivas de Marvel le ha hecho ver amenazado su "trono" en esto de la acción. "Agents of SHIELD", por ejemplo, ha mejorado bastante este año no sólo en cuanto al retrato de sus personajes o sus tramas, sino también en su personalidad visual. En ese aspecto se incluyen las peleas, que suelen ser más bien tirando a genéricas, pero que han ganado algo de chispa con la inclusión de Bobbi Morse y, sobre todo, con dos escenas que merecen estar entre las mejores peleas televisivas de esta temporada; el enfrentamiento May contra May (sobre todo el golpe final) y esa entrada a tiros de Skye en un laboratorio de Hydra, rodada en plano secuencia y que parece sacada de un FPS. El responsable de ambas escenas es el director Kevin Tancharoen, hermano de una de las showrunners de la serie y responsable de, atención, el remake de "Fama" y una secuela directa a vídeo de "Mortal Kombat".

Esa pelea en un sólo plano de "Agents of SHIELD" se vio semanas después de que el final del segundo capítulo de "Daredevil" generara otra vez un nivel de conversación similar (que no igual) al del famoso plano secuencia de "True Detective". Esa pelea a lo asiático en un pasillo, con gente entrando y saliendo de las puertas en los laterales, contribuyó a llamar más la atención sobre la serie de Netflix, pero también hay que tener en cuenta que ésta podía permitirse unas escenas de acción más elaboradas porque sus episodios se rodaban en entre doce y 14 días. Ya sabéis, para todo hace falta tiempo. Hasta para las peleas animadas de "The legend of Korra". Las escenas de acción de esa serie son de lo mejor que ha dado la tele estadounidense últimamente.
Publicar un comentario