13 diciembre 2015

20 teleadicciones de 2015


Hacer listas de las mejores series del año cada vez es más difícil. Hasta ahora, yo lo hacía de las series que más había disfrutado, y acababa saliendo algo kilométrico que había que publicar en dos partes. Esta vez, he optado por intentar constreñir esa lista en algo un poco más tradicional, así que ha quedado en las 20 series de 2015 que a mí me parecen las mejores, las más destacadas, o lo que sea. Pero antes de ir directamente con ella, hay que hacer varias puntualizaciones. Una es que "Mad Men" no está porque sólo he visto dos episodios del tramo final de su segunda temporada, y lo mismo pasa con "Transparent". Su segunda temporada se ha estrenado este fin de semana, y yo sólo he podido ver un capítulo (estupendo, eso sí). La lista no sigue ningún orden especial. Ah, y la foto es de "Supergirl" porque, aunque no esté entre estas veinte, ver a Kara y Cat Grant todas las semanas es de lo más entretenido que nos ha dejado el otoño. Y porque éste ha sido el año de las superheroínas.

- "Jessica Jones": Se puede hacer una serie que, esencialmente, trata sobre la salida de una relación abusiva y hacerla buscando ser lo más versímiles posibles con ese tema, y dándole el barniz de una historia noir protagonizada por una detective con superpoderes. Jessica ha sido de los personajes del año.

- "The Leftovers": El cambio de escenario introducido en su segunda temporada ha revitalizado enormemente una serie que ha conseguido unificar a los críticos a su alrededor, y que ha dejado algunas de las experiencias emocionales más intensas del año. No hay milagros en Miracle, pero de vez en cuando puede haber alguno en HBO.

- "The Flash": El hombre vivo más rápido ha demostrado que no hace falta tener un superhéroe torturado para conseguir una serie entretenida e interesante. De momento, es también el título superheroico que mejor funciona de la factoría Berlanti, que tiene un gran ojo para elegir protagonistas.

- "Fargo": Segunda temporada sin el colchón de la película de los Coen, pero con todo el universo de esos directores (y del Tarantino amante del cine de los 70) a su disposición, y la serie de FX ha vuelto a acertar. Es tensa, divertida, humana, violenta y tiene un reparto impresionante.

- "El ministerio del tiempo": La revelación del año en España es un título de aventuras de los de siempre, pero de los que ya casi no se hacen. La unión de un grupo de personajes muy bien construido y peripecias impredecibles ha hecho que se haya ganado un fandom inaudito para una serie española.


- "Juego de tronos": La sexta temporada ha esta aún más rodeada por polémicas variadas (muchas centradas en Sansa) y ha empezado a adelantar a los libros manteniendo el nivel de las anteriores entregas. Ha dejado algunos grandes momentos que iban más allá de espectaculares batallas, y un cliffhanger de cuya discusión es imposible escapar.

- "The good wife": La mitad final de la sexta temporada encaminó la serie hacia la nueva etapa de la vida de Alicia Florrick de esta séptima, una vuelta a lo básico que ha revitalizado la serie y a su protagonista. Y estos capítulos de 2015 han potenciado todavía más el humor. La despedida de Kalinda fue un poco anticlimática, pero no estuvo tan mal. 

- "Steven Universe": Las aventuras animadas de Steven y las Gemas de Cristal han sido una de las revelaciones del año por su mensaje de tolerancia y respeto, por sus pegadizas canciones y por lo entrañables que son personajes que, además, muestran a los niños emociones muy adultas y complejas. Keep Beach City weird.

- "Master of none": La primera serie creada por Aziz Ansari tiene un fondo de comedia romántica sobre el que se construyen capítulos no sólo sobre las diferentes citas de su protagonista, sino también  sobre la falta de diversidad racial en Hollywood o la importancia de respetar a los padres. Y es muy divertida.

- "Person of interest": Las cosas se complicaron mucho para el equipo de la Máquina en el tramo final de su cuarta temporada, y la serie no les dio prácticamente ningún descanso. Su trama horizontal se ha vuelto más inquietante porque no es tan descabellada, y la evolución de la relación de todos los personajes con la Máquina ha ayudado a vender aún mejor su tremendo cliffhanger final.




- "The Knick": Visualmente, no hay ninguna serie en televisión como ésta. En su segunda temporada, además, se ha adentrado más en todas las tropelías que se cometían en nombre de los avances médicos, y que escondían una profunda ignorancia sobre temas sociales que no involucraran a hombres ricos, blancos y protestantes.

- "Mr. Robot": USA dio todo un golpe en la mesa con este estreno veraniego sobre hackers, revoluciones sociales y multinacionales malvadas. Su inclusión en premios como los del SAG o los Globos de Oro es una de las sorpresas más agradables de esta temporada de premios. Hay vida más allá de HBO y Netflix.

- "Show me a hero": Una miniserie sobre las leyes de viviendas sociales en Estados Unidos y los políticos municipales que se empeñan en saltárselas no tenía por qué ser tan interesante y entretenida como ésta. La vuelta de David Simon a HBO deja algunas de las grandes escenas del año en plenos del ayuntamiento de Yonkers llenos de tensión.

- "Hannibal": Las pesadillas de Will Graham en su persecución del doctor Lecter, y de otros psicópatas como él, llegaron a su final en una temporada que generó opiniones divididas, y que llevó al extremo su exploración de la relación entre ambos personajes. ¿Hay ahí algo parecido al amor? ¿Es de verdad Will un psicópata que Hannibal quiere moldear?

- "UnReal": Parece mentira que nadie, hasta este verano, hubiera ambientado una serie entre bambalinas de un reality de citas a lo "The Bachelor". Lo hizo Lifetime, y dejó no sólo a dos protagonistas femeninas tan formidables y complejas como Quinn y Rachel, sino que mostró hasta dónde puede llegar alguien para lograr su objetivo.



- "The Americans": La gran olvidada de las entregas de premios facturó una tercera temporada en la que el mundo de los Jennings salta definitivamente por los aires. Sus actividades de espionaje ya no pueden mantenerse separadas de su esfera familiar, y eso trajo momentos realmente potentes.

- "Unbreakable Kimmy Schmidt": Todos juntos: "Unbreakable, they alive, dammit!" La comedia que Netflix rescató de NBC recupera también el humor un poco absurdo de "30 Rock" y crea dos personajes sensacionales como Kimmy y su irrompible espíritu ante las adversidades y Titus y su cualidad bigger than life. Todos juntos otra vez: "Peeno Noir, Roseanne Barr".

- "Los 100": Ciencia ficción post-apocalíptica que empieza como una serie juvenil y que se adentra en todos los caminos más oscuros imaginables por los que puede avanzar su trama. Eso es esta serie que se emite, de entre todos los sitios, en The CW, y que ha construido unas protagonistas femeninas realmente interesantes.

- "Agent Carter": Entre los entretenimientos puros y duros, las aventuras de Peggy Carter en los primeros años de vida de lo que después sería SHIELD ha figurado entre los más divertidos y logrados del año. Gran parte de la culpa la tiene su estupenda protagonista, una Hayley Atwell que resulta igual de efectiva en los momentos cómicos, en la acción y en los más emocionales.

- "The Jinx": La historia de Robert Durst, heredero de una rica familia de Nueva York y tipo extraño acusado de varios posibles asesinatos, centra una serie documental de HBO que está entre lo más inquietante y peculiar de 2015. Sí, su final fue muy sonado por su consecuencia en la vida real, pero el retrato de Durst es lo más interesante de todo.

Bonus: "Over the garden wall": Esta miniserie animada es, en realidad, del año pasado, pero Boing la emitió en España a principios de 2015, así que hay que incluirla como la pequeña y especial joya que es. Es una historia de niños perdidos en el bosque, leyendas del folclore estadounidenses y canciones de principios del siglo XX. Es una estupenda rareza.

Menciones especiales: Podrían haber entrado muchas otras series en la lista, como "Bosch", "Penny Dreadful", "Homeland", "Star Wars Rebels", "Gravity Falls", "Jordskott", "Daredevil", "iZombie", "The man in the high castle", "Orphan Black", "Orange is the new black", "Faking it", "Dark matter" y hasta "Sense8". Había que cortar por algún lado.

Música de la semana: "Fargo" está sacando provecho a su ambientación a finales de los 70 para utilizar canciones que son perfectas representaciones de la época y que, al mismo tiempo, transmiten la sensación de desastre listo para ocurrir de todas sus tramas. Una de ellas es "Locomotive breath", de Jethro Tull.
Publicar un comentario en la entrada