02 diciembre 2015

El final del sueño


ALERTA SPOILERS: "The Walking Dead" ha cerrado el tramo otoñal de su sexta temporada. Si no habéis visto todo lo que acaba saliendo mal en Alexandria, no sigáis leyendo.

Cuando el grupo de Rick llegó a Alexandria, "The Walking Dead" presentó un interesante giro a su manera habitual de contar esa parte de su historia. En lugar de hacer que sus protagonistas se adaptaran a su nuevo entorno, ese nuevo entorno, y la gente que vivía en él, tuvo que adaptarse a ellos. Por primera vez, veíamos a Rick y los suyos como los potenciales villanos para un grupo de personas que, hasta ese momento, habían vivido sin problemas y tranquilamente en su comunidad vallada. El principal problema que ha tenido esa aproximación distinta a la historia es que los habitantes de Alexandria nunca han pasado de ser "camisas rojas" listos para el sacrificio.

La serie los ha tratado como unos inútiles débiles y miedicas, y su cobardía y reticencia a darse cuenta de que el mundo se ha acabado sólo sirve para que los maten los Lobos, los zombies y, ahora, para que los esclavice Negan. Para que ese giro en la caracterización de Rick funcionara de verdad, la gente de Deanna tenía que ser un poco más resolutiva, tenía que llevar menos escrito por todas partes "carne de cañón". Así, cuando se intenta mostrar el trauma que para un niño es enfrentarse de golpe a ese terror, los espectadores tenemos mucha menos paciencia con él. A "The Walking Dead" le costó prácticamente cuatro temporadas que sus personajes empezaran a ser un poco más interesantes y a estar mejor dibujados, así que tampoco había que hacerse muchas ilusiones con los habitantes de una comunidad que ha durado apenas media temporada.

Parece que los guionistas de la serie han querido calmar las ansias y las protestas de todos esos fans que sólo quieren ver hordas de zombies, y han optado por centrar estos ocho capítulos en las nefastas consecuencias que tiene un plan de Rick, ya no demasiado bueno de inicio, para alejar a una de esas manadas de Alexandria. De repente, el mundo real interrumpe en la fantasía de Alexandria y destroza su sueño de normalidad. Si Rick no hubiera llegado allí, ¿habrían podido aguantar más tiempo así? ¿O, tarde o temprano, habrían degenerado hacia otro Woodbury, o habrían sido masacrados por el primer psicópata que se acercara?

La llegada de Negan emociona a los lectores del cómic porque parece que es el peor villano al que Rick va a enfrentarse hasta hora, pero ya tenemos cierta experiencia en cómo trata "The Walking Dead" a esos malos. La idea de ellos resulta muy interesante y, al principio, prometen grandes cosas, pero luego van perdiendo fuelle poco a poco. Negan puede ser el villano que hace falta para este Rick mucho más despiadado (si no vuelve por el mismo camino que su enfrentamiento con el Gobernador), y los próximos capítulos pueden redimir a la serie de ese mal manejo de la supuesta muerte de Glenn. La clave estará en si Negan sólo es malvado, o si hay algo más ahí. Si sólo se dedica a martirizar a los personajes, puede volverse repetitivo demasiado rápido.
Publicar un comentario en la entrada