15 diciembre 2015

La mejor serie que no puedes ver


"La mejor serie que no estás viendo" es una expresión que se utiliza muy a menudo para designar series con gran reconocimiento crítico, pero que pasan muy desapercibidas para el público. Sin embargo, se puede aplicar en un sentido muy literal a uno de los mayores fenómenos del entretenimiento estadounidense del año pasado: el podcast "Serial". Si no os pasasteis los últimos tres meses de 2014 viviendo sin conexión a internet, probablemente leísteis algo sobre ese programa, spin off del espacio "This American life" de NPR, que iba a dedicarse a narrar una única historia durante múltiples episodios, de duraciones también diferentes, dependiendo de lo que se contara en cada uno. Su primera historia era la de Adnan Syed, que lleva quince años en la cárcel acusado de asesinar a su ex novia, cuando ambos estaban en el instituto. La manera en la que "Serial" y su presentadora, Sarah Koenig, exponían el caso e iban relatando todo lo que iban descubriendo atrapó la atención de millones de oyentes, que hasta se dedicaron a sus propias investigaciones amateur del caso.

"Serial" se convirtió en un fenómeno, uno que se analizaba y se comentaba al mismo nivel que la primera temporada de "True Detective", por ejemplo, alcanzando cotas un poco sonrojantes de artículos que demandaban una resolución concluyente y definitiva a lo que Koenig estaba relatando, que no era más que un pedazo de la vida de varias personas. Los propios responsables del programa se mostraron sorprendidos e inseguros de cómo reaccionar ante la explosión de popularidad, y la obsesión colectiva, que tuvo aquella primera historia, algo que se apreciaba en la entrevista que la propia Koenig dio en "The Colbert Report" poco antes de que se publicara el último episodio. Y quizás por eso han querido mantenerse apartados de las apelaciones y de la continuación del caso después del final de su primera temporada.

Ahora, sin embargo, el tren vuelve a ponerse en marcha porque "Serial" ha estrenado su segunda entrega, una que, teóricamente, no tiene el mismo potencial obsesivo que la historia de Adnan Syed y Hae Min Lee, pero nunca se sabe. Se va a centrar en algo que saltó a las noticias en mayo del año pasado, cuando los talibanes liberaban a un soldado estadounidense que habían tenido preso en Afganistán durante cinco años, Bowe Bergdahl. Las circunstancias alrededor de su captura y su posterior liberación terminaron siendo tan peculiares, que Bergdahl podría enfrentarse a un consejo de guerra, acusado de deserción. Todo esto no parece un tema con suficiente chicha para "Serial", pero todo depende del enfoque que se le quiera dar. Y Koenig busca entender por qué Bergdahl hizo lo que hizo.

El primer capítulo, "DUSTWUN", abreviatura de "duty status - whereabouts unknown" (estado - ubicación desconocida), cubre el mismo territorio que el primero de la temporada anterior. Si en aquel tenían que presentarnos a Syed, a su ex novia y a la pregunta que lo inicia todo ("¿Qué hizo Adnan en la tarde en la que murió Hae Min Lee?"), en éste nos presentan a Bergdahl y, sobre todo, nos cuentan por qué deciden contar su historia. El caso es bastante conocido en Estados Unidos, pero el conocimiento general no pasa de ser más bien superficial, y no entra en las razones detrás del comportamiento del soldado. A "Serial", ahora, le interesa el por qué, no el qué, y puede resultar una historia tan interesante como la otra, aunque no haya un asesinato que los usuarios de Reddit quieran intentar resolver.
Publicar un comentario en la entrada