14 diciembre 2015

Los Pfeffermann siguen hechos un lío


Amazon (y Canal+ Series) ha estrenado la segunda temporada de "Transparent" para que entrara por fuera de juego en las listas de las mejores series de 2015. Con casi todas las series "gordas" del otoño terminando temporada o yéndose de vacaciones invernales, las nuevas peripecias vitales de los Pfeffermann tenían campo libre para dominar la conversación en las webs televisivas de una manera que no podrían haber hecho si hubieran llegado unas semanas antes. A "The man in the high castle" le perjudicó, publicitariamente hablando, debutar el mismo fin de semana que "Jessica Jones", pero "Transparent" no ha tenido ese problema. Amazon es muy consciente de que es su gran apuesta en ficción, y la cuida lo mejor posible en ese aspecto.

¿Está justificada su inclusión por los pelos en esas listas, en los Globos de Oro y en los Critics' Choice, cuyas nominaciones acaban de hacerse públicas? Por lo visto en el arranque de la temporada, sí lo está. Y eso que "Transparent" no presenta ningún giro en su trama o en sus escenarios que renueve el interés de los críticos por ella; simplemente, se dedica a profundizar en el lío vital de todos sus personajes. La llegada a sus vidas de Maura, como se vio en la primera temporada, fue el detonante para que todos se tomaran un momento para analizar en qué situación se encontraban en sus vidas. No motivó cambios porque esos cambios ya estaban produciéndose. Sarah estaba enrollándose con Tammy cuando Maura se presenta ante ella por primera vez, por ejemplo. Pero sí es cierto que, ahora, todos tienen que afrontar las consecuencias de dichos cambios.

El primer episodio se centra en una boda, y las ramificaciones de esa celebración se van a sentir en todos los demás. Maura, por ejemplo, empieza a plantearse si quiere completar del todo su transición y, especialmente, qué tipo de vida quiere llevar. ¿Corta del todo la relación con su ex-mujer? ¿O sigue anclada a parte de quien era en el pasado? Que no es algo que desaparezca sólo porque haya asumido su verdadera identidad. Hay una escena en el cuarto episodio muy interesante sobre exactamente eso, sobre ciertas cosas que hizo Mort en su momento que, ahora, la obligan a replantearse qué persona quiere ser. Y esa escena trae a colación otro tema que va introduciéndose poco a poco en estos capítulos, como es la importancia de recordar el pasado.

A través de Ali, que se adentra por otro camino emocional para seguir buscando su lugar en el mundo, "Transparent" nos lleva al Berlín de 1933 y a la historia pasada de los Pfeffermann. La relevancia que todo eso pueda tener en Ali y en los demás aún no está clara, más allá de esa conexión con una historia a la que no han prestado demasiada atención, pero sí puede resultar un flashback interesante por lo que puede representar como antecedente de la situación de Maura. De momento, en los cuatro primeros episodios tenemos a Sarah ocupando el puesto de la Pfeffermann más perdida de todos, y a Josh navegando como puede las aguas del inicio de una nueva y heterogénea familia. En "Transparent" nunca pasan grandes cosas, pero siempre hay algo que comentar.
Publicar un comentario en la entrada