17 diciembre 2015

La ambición de la space opera

La pobre "Defiance" tuvo la mala suerte de ser la encargada de reconducir la ficción de producción propia de Syfy de los procedimentales fantásticos de cielos azules con los que había hecho su rebranding hace unos años, a un regreso a los orígenes, al espacio, que además aportara algo más. Si la cadena decidía volver a las series de naves espaciales y ciencia ficción más pura y dura, iba a tener la sombra de "Battlestar Galactica" sobrevolando todas esas series, lo que quería decir que no valdría con unas aventuras más o menos entretenidas o bien hechas. Tenían que tener un toque extra detrás.

La búsqueda de la heredera de esa serie (y no de la "Juego de tronos" espacial, como dicen en Vox) filtra muchas de las opiniones sobre las nuevas series de Syfy. "Defiance" nunca acabó de encajar del todo sus piezas, mientras "Dark Matter" parece apuntar a un interesante salto adelante en su segunda temporada, pero arrancó en verano con miras bastante más modestas. Sin embargo, "The Expanse", la space opera que el canal ha estrenado hace unos días, despliega claramente la ambición de ser justo ese algo más que necesita Syfy. El primer episodio presenta un mundo enorme y con mucho potencial, un mundo adaptado de una serie de novelas de James S.A. Corey (pseudónimo de Daniel Abraham y Ty Franck) que presenta un Sistema Solar que reproduce las tensiones habituales por las materias primas y el poder de la Tierra.

Resumiendo mucho, tenemos una Tierra cuyos habitantes han colonizado buena parte del Sistema Solar interior, en el que Marte es una república independiente basada en un enorme poder militar, la Tierra está controlada por unas Naciones Unidas que tienen sus propias estratagemas y el cinturón principal de asteroides se utiliza para extraer el combustible y, sobre todo, el agua (en forma de hielo) que ambos planetas necesitan para sobrevivir. Buena parte de la acción del primer capítulo se centra en una estación minera en Ceres que sirve de base a una nave que está extrayendo hielo cerca de Saturno, y donde vemos actuar también a un policía con métodos tirando a laxos. No es raro que su capitán le encargue pequeñas misiones off the record, y lo que él no sabe es que la última de ellas está relacionada con un desafortunado encuentro que esa nave va a tener al final de su tarea.

"The Expanse" apunta a ser realmente expansiva, valga la redundancia, con un universo de conspiraciones, investigaciones policiales y aventuras espaciales que probablemente necesite su tiempo simplemente en presentarse del todo ante los espectadores. Pero los vistazos que vamos viendo tienen realmente buena pinta. Todos los personajes (o casi todos) parecen estar metidos en situaciones en las que hay muchas cosas que desconocen, y los efectos especiales para mostrar entornos de ingravidez están muy logrados. Casi se podría decir que la serie que arroja una sombra más larga sobre "The Expanse" es "Babylon 5", con sus intrigas políticas en la Tierra y sus rencillas entre las diferentes colonias espaciales, y ese estándar no es un mal espejo en el que mirarse.
Publicar un comentario en la entrada