22 febrero 2016

El mejor verano de Diper y Mabel


Después de años buscando, sin éxito, a la heredera de "Perdidos", resulta que estaba en Disney XD y que era una serie sobre dos hermanos que pasan el verano en un pueblo en las montañas mucho menos aburrido de lo que parecía. Ninguno de los intentos de ABC (de "Invasión" a "FlashForward") funcionó en su momento porque, en general, se obsesionaban con construir un misterio y una trama intrigante, y se olvidaban de que los personajes que la vivían tenían que ser, también, atractivos. De algún modo, los enigmas tenían que "nacer" de ellos, que era algo que "Perdidos" sabía muy bien, que "Fringe" terminó por dominar a la perfección y que también distingue a "Gravity Falls", que es quien mejor ha asumido las enseñanzas de la Isla.

El centro de la serie, creada por Alex Hirsch, no es descifrar todos los misterios del pueblo, o descubrir al autor de los diarios que Diper estudia compulsivamente, o evitar que Bill Cipher tome el control del mundo. El centro de la historia está en el último verano que los gemelos Pines pasan como niños. No es casualidad que ese Weirdmaggedon que pone punto y final a la serie ocurra el día en que ambos cumplen 13 años y pasan a ser adolescentes, como se lamenta Mabel. Es su crecimiento y la evolución de su relación como hermanos lo que de verdad impulsa "Gravity Falls", y lo hace rodeándolos de las aventuras más increíbles que un niño pudiera imaginar.

Ahí está el truco para que multitud de espectadores ya talluditos cayeran bajo el influjo de los habitantes del Mystery Shack. El lado canalla de Stan, el entusiasmo de Mabel y la curiosidad insaciable de Diper son los pilares reales de "Gravity Falls", y los que se ponen a prueba en sus últimos episodios. Desde que aparece el tío Ford, se ha explorado lo que es una relación fraternal, qué significa tener un hermano y cómo se puede evolucionar a lo largo del tiempo sin perderlo de vista. Cualquier amago de grieta entre Mabel y Diper causaba a los fans más estrés que las amenazas de Bill de que iba a acabar con esta dimensión. Sabían que, si los gemelos Pines, seguían unidos, todo estaría bien.

Así que, si nunca habéis dado una oportunidad a "Gravity Falls" pensando que es un título de niños con poco interés para los adultos, aprovechad que ya ha terminado para verla y comprobar si estábais en lo cierto. Sólo son dos temporadas y sus episodios apenas duran 25 minutos (menos el último, que es doble), pero están llenos de humor, sorpresas, guiños muy inspirados, aventuras a raudales y, sobre todo un gran corazón a la hora de retratar no sólo a Mabel y Diper, sino también a Soos, a Wendy y al resto del pueblo. Las herederas de "Perdidos" no tienen por qué ser misterios muy serios y trascendentales; pueden ser aventuras para niños con un gran sentido del humor.
Publicar un comentario en la entrada