23 febrero 2016

La "táctica Wii" de Netflix


A finales de 2006, Nintendo decidió cambiar su estrategia para competir en el mercado de las consolas con Sony y Microsoft. En lugar de sacar una máquina que fuera a por el mismo público que PlayStation3 y XBox 360, decidió ir a por los jugadores potenciales que no entraban en el target de esas dos videoconsolas, es decir, todos los miembros de una familia que no fueran un hombre entre 12 y 34 años. Así salió Wii, una consola orientada al juego en grupo, con una cámara que reconocía los movimientos de los jugadores para que estos pudieran controlar a su avatar con su cuerpo y con un funcionamiento todavía más sencillo. La estrategia funcionó a las mil maravillas, al menos hasta que Sony y XBox desarrollaron sus propios sistemas de reconocimiento de movimiento, y aunque Nintendo no ha podido luego mantenerse en la cima, la Wii sí contribuyó a cambiar un poco el panorama de las consolas.

El mismo caso, más o menos, se puede extrapolar a Netflix con su estrategia de producción de ficción. Empezó con títulos muy "pintones" y de prestigio que querían competir en el mismo terreno que las series de HBO, como "House of cards", y se ha ido diversificando a partir del éxito de esa serie y de "Orange is the new black". Una aventura épica como "Marco Polo", animación infantil como la última temporada de "The Clone Wars" o una serie de "Cómo entrenar a tu dragón", comedia "para señoras" con "Grace and Frankie", un policiaco como "Narcos"... Había quien no terminaba de entender esta táctica. ¿Qué clase de imagen de marca está intentando construir Netflix? Porque, hasta ahora, las cadenas que se animaban a producir sus propias series lo hacían para fortalecer una marca que las diferenciara del resto. ¿Pero qué es lo que busca la plataforma de streaming?

En realidad, los dos jefazos de Netflix ya lo explicaron cuando presentaron su servicio en España, el pasado otoño. Lo que buscan es llegar a toda la familia, que cada uno de sus miembros tenga una serie para él o ella. Que, teóricamente, el padre pueda ver "Narcos", la madre, "Orange is the new black" y los niños, la próxima serie de "Lemony Snicket" (generalizando y estereotipando mucho). La imagen de marca de Netflix es que cada usuario va a encontrar siempre lo que busque, lo que se ajuste más a sus gustos. No es tanto especializarse en hombres blancos de mediana edad en crisis como presentar al resto del público algo que ellos también quieran ver. Así, es mucho más fácil conseguir nuevos clientes y fidelizar a los que ya tienes.

Así, también, es como Starz ha dado un notable salto adelante en audiencias en el último año. Identificó los públicos a los que no se les estaba ofreciendo nada, y desarrolló series para ellos. Y "Outlander" hasta se llevó nominaciones a los Globos de Oro, de postre.
Publicar un comentario en la entrada