22 diciembre 2016

El final, explicado


Una de las entradas más tradicionales desde hace unos años en las webs estadounidenses dedicadas al entretenimiento es la que fomenta la discusión con los lectores sobre el final del blockbuster de turno, o de una película que tenga un final sorprendente. Puede ser tanto sobre "Calle Cloverfield 10" como sobre las escenas post créditos de la película de Marvel del momento o sobre "La llegada". Lo más habitual en esos casos es un "hablemos del final", pero también están las entradas que explican dicho final para los espectadores despistados. De hecho, esos finales explicados se han convertido en toda una costumbre en YouTube, donde cualquier película medianamente exitosa es diseccionada hasta la saciedad. Lógicamente, si se analizan los trailers de manera obsesiva, ¿cómo no se iba a hacer con los finales?

Esos vídeos llevan a YouTube la conversación que todos tenemos, a la salida del cine, si hemos ido a ver una película con un grupo de amigos. El final de "Perdida" fomentaba esas charlas por cómo se encuadraba en el lado más cínico que desplegaba la película, y en el caso de "Rogue One", está más centrado en contar sus conexiones con "La guerra de las galaxias" original. ¿Pero aportan algo? Los trailers honestos pueden no ser más que comentarios chistosos, pero el tono que desprenden algunas de esas explicaciones es diferente, se acerca más al de estar en posesión de una verdad que los demás no conseguimos ver.

Ya que hemos mencionado "Rogue One", justo es avisar de que va a haber spoilers de su final a partir de este punto.

En el caso de esa primera película de antología de la saga "Star Wars", esos "ending explained" suenan bastante inncesarios. "Rogue One" es, en parte, una película de misiones de comandos tras las líneas enemigas en la Segunda Guerra Mundial, y en el 85% de aquellas cintas, la misión era un éxito, pero casi todo el comando moría llevándola a cabo. Si tenemos en cuenta que, en la trilogía original, nunca se menciona a Jyn Erson (por razones obvias), lo más lógico es que el robo de los planos de la Estrella de la Muerte hubiera sido una misión suicida. Al fin y al cabo, nadie quiere realizarla al principio porque parece imposible.

Ya podéis volver. Se acabaron lo spoilers.

Aquí entran nuestras preferencias personales a la hora de enfrentarnos a un final. Hay a quien los finales abiertos, que dejan más preguntas que respuestas, les ponen de los nervios. Si la historia se ha ganado acabar así, ¿qué problema hay? Si lo que pide, por el contrario, es poner un broche muy definitivo y claro, ¿por qué no hay que hacerlo? En el podcast de la revista Empire, precisamente, sobre "Rogue One" se comenta que, con la obsesión de Hollywood por que todas sus películas lancen sagas de, como mínimo, tres entregas, casi se ha perdido el arte de dar un fin, un cierre de verdad a las películas. Y algunas historias sólo adquieren sentido porque se acaban.
Publicar un comentario en la entrada