29 diciembre 2016

La muerte de la presidenta


En España, no es demasiado habitual que se haga una serie documental sobre un crimen muy conocido y que se opte por el tono sobrio y reporteril de "Muerte en León", hasta intentando no escorarse demasiado hacia ninguna de las dos partes. Ni siquiera los reportajes de "Salvados", con toda su popularidad, siguen la línea de esta producción de Movistar+ dirigida por Justin Webster. La objetividad no es ser imparcial, sino contar los hechos como se ven, explicándolos y no ocultando nada, y en el caso del asesinato de Isabel Carrasco, lo complicado es no dejarse llevar por la tentación de cargar más las tintas en un lado que en el otro, o presentar a los protagonistas de esta historia divididos claramente en héroes y villanos.

Porque no los hay. Resumamos. Isabel Carrasco, presidenta de la Diputación de León, y del PP provincial, es asesinada a tiros en un puente sobre el río Bernesga una tarde de mayo de 2014. Enseguida se detiene a las dos principales sospechosas, Montserrat González y Triana Martínez, madre e hija, que tenían un enfrentamiento personal con Carrasco. Días más tarde es detenida también una policía local de León, Raquel Gago, como cómplice del crimen. El qué, el quién y hasta el cómo del asesinato están muy claros, pero lo que no termina de resolverse es el por qué. "Muerte en León" intenta responder esa pregunta. ¿Por qué es asesinada Isabel Carrasco? ¿Por qué esas dos mujeres, que disfrutan de una posición acomodada, deciden que ése es el único camino posible para salir adelante?

Ahí está lo interesante del tema. Los cuatro episodios de la serie se articulan alrededor del juicio, celebrado a principios de este año, y van desgranando todo el contexto y la historia de fondo a su alrededor. Se cuenta quién era Isabel Carrasco y por qué era tan temida, y odiada, en la ciudad, se muestra la relación entre Montserrat, Triana y Raquel y de qué se conocían la segunda y la presidenta de la Diputación, se detalla el ambiente político que había durante los siete años en los que ambas trabajaron juntas, los escándalos de corrupción que surgieron, el intento de Triana por asegurar su puesto de trabajo y las expeditivas maneras con las que Isabel trataba a los que consideraba sus enemigos... Todo eso es fundamental para comprender el caso, y aunque sigan persistiendo dudas sobre bastantes aspectos, "Muerte en León" consigue explicarlo bien.

Hace unos días, se anunció que Atresmedia y la productora Bambú estaban preparando un documental sobre el caso Asunta, un crimen todavía más sensacional porque gira alrededor del asesinato de una niña a cargo de sus padres, y que se ha seguido muy de cerca por los magacines matinales (que caen muy fácilmente en la búsqueda del morbo). La comparación que se ha establecido es con 'Making a murderer', pero debería ser "Muerte en León" el estándar que esa serie debería buscar. Acaba pareciéndose un poco más a "The Jinx" porque hay una revelación curiosa al final, pero no tiene el lado más tremendista que da la personalidad de Robert Durst. Ha sido, por ejemplo, un acercamiento al true crime más interesante que el de "Unsolved", la docuserie para internet de BBC sobre la desaparición de un chico en la isla de Wight que a veces bordea el amarillismo.
Publicar un comentario