02 diciembre 2016

La flecha centenaria


No todas las series deciden que su capítulo 100 sea un evento especial. El de "30 Rock" fue doble, sí, pero no representó un cambio de paradigma; el de "Person of interest" llegó tan cerca de su final, que elevaba enormemente lo que estaba en juego, mientras "Bones" decidió dar un importante paso adelante en la relación entre sus dos protagonistas. "Arrow" se ha visto en una posición un poco especial para celebrar su centenario porque ha caído justo en medio del crossover a cuatro bandas con el que The CW ha puesto a trabajar a todos sus superhéroes (tres bandas, en realidad, porque el episodio de "Supergirl" es bastante independiente de la trama de los Dominadores). Esa circunstancia amenazaba con ensombrecer el hito logrado por Oliver Queen y los suyos, pero todos los implicados sabían que no podían dejar que eso le pasara a una de las piedras fundacionales de la CW actual.

En alguna entrevista previa, los productores ejecutivos habían explicado que iban a hacer su propia versión de "For the man who has everything", una muy popular historia de los cómics de Superman que ya se utilizó en la primera temporada de "Supergirl", y que les daba la opción de rendir tributo a la historia pasada de "Arrow", y de integrar el capítulo dentro de ese arco de "Invasion!" Lo consiguen bastante bien y el episodio muestra, de paso, todo lo que ha avanzado la serie desde sus inicios, en aquel 2012 en el que el universo televisivo de DC se reducía a la animación, pues "Smallville" había acabado el año anterior. La idea de convertir en serie las aventuras de un personaje que ya había aparecido en la particular versión de la Liga de la Justicia de aquel título, y que desde fuera se podía ver como un Batman de segunda, pasado por el prisma de Robin Hood, no despertaba demasiado interés inicialmente, pero era una de las primeras apuestas de The CW por atraer a un público masculino que, hasta entonces, podía no prestarle atención.

Con la sombra del Batman de Christopher Nolan sobre su cabeza, "Arrow" no sólo fue encontrando su camino, sino que acabó convertida en el centro de un universo de superhéroes DC que, a pequeña escala, es el MCU que realmente le funciona bien a Warner, hasta que sus películas estén a la altura de las expectativas. La sensación de diversión que exudan los crossovers, por muy mínimos que sean, le viene muy bien a una serie que siempre está a punto de hundirse bajo el peso de toda la intensidad y los traumas que Oliver lleva a cuestas, y que siempre tiene el reto de encontrar variaciones que puedan ser entretenidas del esfuerzo de la Flecha Verde por salvar Star City sin traicionar quien es.

El episodio 100 ofrece suficientes guiños al pasado de la serie como para satisfacer a los fans más acérrimos, y da un tono un poco más "crecido" a "Invasion!", porque "Arrow" es, teóricamente, el título menos familiar de todos los superhéroes de The CW. Ha habido más muertes y escenas de sexo en sus cinco temporadas que en todas las de las demás series combinadas. Su desafío siempre va a ser, de todos modos, modular su oscuridad. En la primera temporada era casi su nota más destacada, pero la llegada de "The Flash" le obligó a rebajarla un poco, lo que es la clave para que haya llegado tan lejos.
Publicar un comentario en la entrada