13 diciembre 2016

Los mandamientos del "scandi-noir"


Los medios británicos han acuñado una expresión que engloba todos los dramas policiacos, o de misterio, no sólo que llegan del norte de Europa, sino que se hacen siguiendo sus dictados: "scandi-noir". Es un término muy útil para hablar de ese tipo de series, ya casi convertidas en un subgénero en sí mismas por culpa, en su mayor parte, de todos los remakes que se han hecho de ellas en las televisiones anglosajonas y de las imitaciones que han surgido al calor de su éxito. Llega un punto que hasta pueden extraerse varios mandamientos que debe tener toda serie que quiera aspirar a ser considerada un ejemplo de "scandi-noir".

  •  Una muerte en un pueblo o una comunidad pequeña.
  •  Un policía solitario o con problemas familiares
  • Una ambientación nocturna o en una climatología invernal
  • Una exploración de las consecuencias que esa muerte crea en la comunidad
  • Punto extra: reflexión sobre lo que todo lo anterior dice de la sociedad del país (aquí se nota a los influidos por Maj Sjöwall y Per Wahlöö).
Esos cinco puntos ya pueden servir para construir un título de este estilo, al que luego se le puede dar el toque diferencial que se quiera. En "Atrapados", por ejemplo (que Movistar Series acaba de estrenar en España), viene de la localización en un remoto pueblo de Islandia a punto de quedarse aislado por una gran tormenta de nieve. Tenemos un policía divorciado que tiene la custodia de sus dos hijas, una muerte en el pasado en la que todavía hay asuntos por resolver, un ferry lleno de visitantes daneses y un torso humano que aparece en el mar. El primer episodio no hace más que presentar la situación de partida y a los personajes, pero aunque esa situación de partida no sea original (y aunque su ubicación le dé algún punto de contacto con "Fortitude"), "Atrapados" tiene potencial para contar algo interesante. De monento, ha sido el éxito del año en lo que se refiere a los policiacos nórdicos.

Será, seguramente, su ejecución lo que la distinga de sus competidoras, que todas buscan algo que las separe del resto. "Jordskott", por ejemplo, apostaba por lo sobrenatural, mientras otra serie en emisión en Movistar+, "Absuelto", se dedica a explorar las consecuencias que tiene en su protagonista ser absuelto de un asesinato. El componente social, sin embargo, es más importante en "Bron/Broen" (también lo era en su remake estadounidense, una serie que merece la pena reivindicar). Pensad en el policiaco nórdico que queráis, y es muy probable que siga los mandamientos anteriores, con algo diferente que le dé su propia personalidad.

Eso no es algo malo. Gran parte de las series de televisión  se hacen siguiendo fórmulas y patrones ya probados y comprobados durante décadas. La manera en la que los sigan, los subviertan o enuentren un modo de contar cosas diferentes dentro de ellos es donde las series dan la medida de sí mismas.
Publicar un comentario