27 agosto 2007

Aterrizaje

MacGuffin no tenía demasiadas telarañas, así que el regreso no ha sido difícil. Y, por lo que veo, el panorama televisivo tampoco se ha movido demasiado desde la última vez. Eso sí, las cadenas ya han empezado a anunciar las nuevas temporadas de sus series, y la CBS se ha decidido, por fin, a promocionar como Dios manda "Cómo conocí a vuestra madre", En ByTheWay podéis ver un anuncio de Ted, Barney y compañía metidos en una escena de un "CSI" cualquiera, con su toque particular. Y en la tele española, el estreno que me ha dejado alucinada es el de "Jeopardy" en Antena 3, sobre todo porque no me cabe en la cabeza como un concurso con casi 40 años de vida en EE.UU. ha tardado tanto en llegar por aquí, en especial cuando su mecánica es incluso más sencilla, pero menos absurda, que la de "¡Allá tú!".
Mientras, al otro lado del charco, "Héroes" ficha a actores como si fuera el Real Madrid en tiempos de Flópez, alias Florentino Pérez, y empiezan a surgir las sospechas de que esto puede seguir el mismo camino que el de los "galácticos" merengues. Aunque el fichaje de Kristen Bell ha renovado mi interés por ver la segunda temporada, temo que éstos sí que van a matar la gallina de los huevos de oro antes de tiempo. Va a resultar que los chicos de "Perdidos" todavía hacen las cosas con cuidado de no sobreexplotar la serie. Y cómo ésta (y "Galáctica") no vuelve hasta 2008, "Héroes" (y otro montón de series) me tendrá entretenida en otoño.
Entre ese montón, por cierto, creo que estará "Principal sospechoso", la miniserie en la que, durante siete temporadas, y 15 años, Helen Mirren dio vida a Jane Tennyson, una superintendente de policía a la que no se le resiste ningún caso, exigente y comprometida, pero con muchas dificultades para llevar una vida más o menos normal, sobre todo por su alcoholismo. Dado que, entre Canal+ y Canal+ 2, están repitiendo las primeras entregas en bucle, he visto la tercera, "El círculo interno", en la que Tennyson investiga un asesinato escabroso entre la gente pudiente de una pequeña ciudad. La investigación se adentra por ese círculo interno, pequeño y escogido, de los ricos y poderosos, donde todos se protegen entre sí, se creen con derecho de conseguir cualquier cosa que se proponen y la traición ni se olvida, ni se perdona y, a ser posible, es vengada. Como en cualquier buen policíaco, la resolución del caso es la excusa para mostrarnos cómo es en realidad una sociedad y cómo son, hasta qué punto están podridas, las personas que la forman. No me extraña que Tennyson, en la que está ligeramente basada Brenda Johnson ("The Closer"), se dé a la bebida.

P.D.: Algo de música para "celebrar" la vuelta de MacGuffin al modo full time. Primero, una de las múltiples canciones que suenan en "Torchwood", "Can't stand me now", de The Libertines. Y, después, una de Pink Martini, "Sympathique", que dice claramente que "yo no quiero trabajar".
Publicar un comentario