31 agosto 2007

Los klingon prefieren Max Factor

Seamos realistas. Una de las razones por las que mucha gente no quiere ni oír hablar de series de ciencia ficción es el maquillaje lisérgico de sus personajes alienígenas. No sé si esto empezó en "Star Trek" (¿el LSD se llevaba en el siglo XXIII?) o en aquel "Flash Gordon" en blanco y negro donde Flash llevaba un disfraz de Robin Hood, pero suele ser un argumento definitivo en su contra. Y, muchas veces, no les falta razón.

La trama puede ser muy seria y estar bien hilada y contada, los personajes pueden ser profundos y complejos, pero si cazas un capítulo suelto y lo primero que te encuentras es un tipo con antenas en la cabeza y pintado de azul celeste (como uno de los alienígenas de un episodio de "Star Trek: Enterprise" que vi de casualidad), tienes que ser muy fan para no cambiar de canal (y terminar viendo a los "marcianos" sin maquillaje de los programas del corazón). Sí, son prejuicios, los mismos que me han mantenido alejada de "Braveheart" porque no soporto a Mel Gibson, pero a la hora de decidir qué vemos, muchos nos movemos así.

"Babylon 5" podrá ser una obra muy seria, pero las pintas de Mira Furlan, por ejemplo, en esa serie son de campeonato. Y algunos de los extraterrestres de "Farscape" (que tengo por ahí, en nevera) son de tienda de parque temático. No lo neguemos. Buscando el exotismo (y movidos por la pléyade de monstruos raros de "Star Trek" y "La guerra de las galaxias"), estas series deben tener siempre un gran cuidado en que, por culpa de la combinación de los peinados de la blaxploitation con el catálogo de Titanlux, nadie las tome en serio y puedan llegar a caer en el ridículo.

Hay muchos más alenígenas de carnaval por ahí, en "Torchwood", por ejemplo, y en las series de la franquicia "Stargate" (otro ejemplo), pero tampoco vamos a hacer sangre. Porque ellas lo valen.

P.D.: Se me olvidaba. Sí, la música de la última promo de "Perdidos" en Fox es la banda sonora de "Doce monos", una composición del gran Astor Piazzolla. Por cierto, la película de Terry Gilliam está inspirada en este corto de Chris Marker, de 1962, "La Jetée".

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Una de las cosas que me echó siempre hacia atrás a la hora de ver Babylon5 fueron esos horribles maquillajes. La empecé a ver hace poco, pero me cuesta. Prefiero la ciencia ficción al estilo de la nueva Galáctica.

En Doctor Who, los alienígenas son a cada cual más raro, pero ahí está parte de su gracia.

ALX

MacGuffin dijo...

Es que "Doctor Who" está en otra... categoría como si dijéramos. Pero estos maquillajes son de lo más divertido.

Mer dijo...

los "muñequitos" de Farscape tienen tanto encanto que te olvidas enseguida. El prota es lo bueno, creeme.

Tere dijo...

Nunca tragué "Star trek", y creo que con "Babylon 5" me pasaría lo mismo. Estoy de acuerdo con el anónimo sobre la nueva scifi, tipo "BSG". Creo que si en "Héroes" los personajes se parecieran a los "4 Fantásticos"... no lo tragaría.
Sin embargo, a "Star Wars" se lo perdono todo... (menos Jar Jar Binks y las pelis nuevas en general).

joanarcaic dijo...

jejeje MER el prota de Farscape es, como mínimo, inolvidable... cuando se pone sério y empieza a gritar o a emocionarse por una cosa o la otra, es simplemente genial (como el Iker Jimenez de Cuarto Milenio, que no necessita ninguna parodia ("Fenómenos") por qué él mismo ya es una parodia)...
en sério pillaros unos capis y admirad su actuación. esos gritos. esa forma de encarnar al personaje, esos dialogos con Scorpius...
(aún así la série tenía personages chulos, como Darko y Chianna, pero en fin todo era tan quieroynopuedoserStarWars que hacía grácia, almenos a mí...huy el tio malo ese con la coleta que raptaba al hijo de Moya, ese también molaba, que forma de gritar, por Dios...)

Luis dijo...

Anda que no me he reído ni nada con esta entrada... :D

Pero no sé qué tiene de malo un Andoriano con su carita azul y sus antenas :P (o será que soy un poco trekkie?).

Es verdad que a veces se pasan, pero bueno, creo que tampoco hay que ser tan tiquismiquis. Aunque a mí, por ejemplo, lo que me echa más para atrás no es tanto los maquillajes como el diseño de producción, los uniformes, y cosas de ese tipo, que si no son creíbles, no me engancho...

Y Babylon 5, bueno, requiere de una cierta "suspensión de la incredulidad", porque el caso de Mira Furlan no es el peor, ya que el embajador Londo Molari, con esas crestas (típicas encima de toda su raza), resulta un tanto cómica, pero luego ves la serie, y te encuentras tramas serias, muy bien hilvanadas, y te engancha. De hecho, creo que los que no la hayáis visto, deberíais hacer el esfuerzo, porque se nota que la serie se creó con una idea de guión, no como otras :D

Saludillos!