02 agosto 2007

Que hablen, aunque sea mal

A la hora de promocionar una película, o una serie, se puede optar por contarlo todo o por el mutismo más o menos hermético. En las semanas previas al estreno, la película de "Los Simpson" desarrolló una promoción agobiante, sí, pero también muy divertida, y con su punto friki. La segunda temporada de "Héroes" va también por el mismo camino de la saturación, con anuncios sin parar de los nuevos fichajes, del pack en DVD de la primera temporada, de los cómics... Los chicos de "Perdidos" no pueden permitirse el lujo de quemar todos sus cartuchos promocionales tan pronto, cuando aún faltan siete meses para que se emita la cuarta temporada, así que han optado por la dosificación. Todas esas opciones se vieron en la última Comic-Con de San Diego, y por allí también pasó el último fenómeno en cuanto a promoción: la película secreta producida por J.J. Abrams, sin título definitivo, y que se conoce como "Cloverfield" o por la fecha prevista para su estreno, 1-18-08, es decir, el próximo 18 de enero.
Nadie sabe nada sobre ella, pero la maquinaria echó a rodar en EE.UU. en cuanto se proyectó un misterioso trailer justo antes de "Transformers". Por lo que se ve en él, y lo poco que Abrams ha desvelado, es una película de monstruos, tipo "Godzilla" centrada en los habitantes de Nueva York que deben sufrir una pelea entre dos criaturitas de éstas. El secretismo ha disparado la expectación y la rumorología de un modo que no se veía casi desde "El proyecto de la bruja de Blair". Sí, se ha desvelado un primer póster y todo, pero conociendo a Abrams, a saber con qué nos termina saliendo.

En ese caso, la promoción misteriosa ha salido directamente del estudio, pero en el de la película de "Watchmen" la han hecho los propios fans, debatiendo hasta la saciedad sobre los rumores de fichajes de actores y sobre si su director, Zack Snyder, adaptaría la acción a nuestro tiempo actual o la dejaría en ese 1985 alternativo. Hasta que Snyder no presentó oficialmente el proyecto en Comic-Con (y un póster dibujado por Dave Gibbons, el dibujante del cómic original), Warner apenas se había movido, más ocupada, por ejemplo, en "The Dark Knight", mientras proliferan los blogs y las páginas que informan de todo lo relacionado con el inicio del rodaje. Y aún nos queda otra forma de promoción más clásica, y que dice que la mala publicidad es preferible a ninguna publicidad. O lo que es lo mismo, que hablen de mí, aunque sea mal.

Ése es el truco detrás de algunos movimientos que la NBC ha hecho con "Bionic Woman". Al principio, el remake de la serie de los 70 sólo despertó un poco de curiosidad entre algunos fans de "Galáctica", pues su productor es David Eick. Estos fans sintieron aún más curiosidad al saber que Katee Sackhoff (Starbuck) iba a ser una villana en el piloto y en unos cuantos capítulos de la primera temporada, y los upfronts hicieron que empezara a generarse cierta expectación. Pero el golpe maestro se dio al anunciar que, poco después de que la ABC lo despidiera de "Anatomía de Grey", Isaiah Washington encontraba un hueco en "Bionic Woman". Desde ese momento, da la sensación de que la serie está por todas partes. Quizás es un método algo más a la antigua usanza, pero han conseguido que su estreno sea uno de los más esperados, aunque sólo sea por morbo.
Publicar un comentario