15 agosto 2007

Suspiros de Pepa

Imaginad. La 2. Mediados de los 90. Es la época en que la ficción española despega gracias, sobre todo, a "Farmacia de guardia" y empiezan a ponerse de moda las telecomedias familiares, de las que "Médico de familia" acabó siendo el ejemplo más exitoso y el paradigma que todos querían seguir, con tramas para toda la familia, para lo que había que incluir a los padres, los abuelos, la asistenta, los hijos (a ser posible, de diferentes edades)... Entre todas las que proliferaron entonces, y las que se estrenaron más tarde que derivan directamente de ese modelo (como "Los Serrano"), hay una que realmente destacó por la peculiaridad más que de su propuesta, de su desarrollo.

En un principio, ésta no era demasiado original, ya que teníamos al matrimonio y los tres hijos, con dos chicas adolescentes y un niño más pequeño. Si yo no recuerdo mal, la acción apenas se movió de la casa de la familia (como mucho, salía al bar donde trabajaba ella) y, si no estoy mal informada, estaba inspirada en "Roseanne", sobre todo la relación del matrimonio. Por alguna extraña razón, una sitcom que parecía otra más ha quedado como una serie que jugaba en su propia liga, especialmente por sus personajes. Porque "Pepa y Pepe" eran, claro, el matrimonio protagonista, encarnados por Tito Valverde y Verónica Forqué, con personalidades totalmente contrarias pero, a la vez, complementarias. Por allí pululaba también Julia, amiga de Pepa, y que presentaba a una Isabel Ordaz no muy alejada de su Hierbas de "Aquí no hay quien viva", y las dos hijas mayores, unas María Adánez y Silvia Abascal para las que la serie fue su verdadero trampolín, y que son las dos hermanas mejor representadas de la televisión española.

Hace años que no he vuelto a ver esta serie, y eso que guardo un recuerdo muy bueno de ella. Creo que, sin pretender inventar la rueda, consiguió un mejor resultado que otras que van de novedosas, como "El internado". En Stage6 pueden verse unos cuantos capítulos, en los que lo primero que destaca es la música utilizada en sus títulos de crédito, una versión del pasodoble "Suspiros de España" que sonaba parecida a ésta. Como curiosidad sobre ese pasodoble, en la película "Soldados de Salamina" (muy recomendable) se emplea otra versión, cantada por Diego el Cigala, que resume perfectamente el ambiente de la película, y que fue la versión que el escritor Manuel Vázquez Montalbán quiso que sonara en su funeral.
Publicar un comentario